La China Suárez celebró sus 27 años con un evento en un restaurante porteño y alrededor de 80 invitados (Fotos: Verónica Guerman/Teleshow)

La actriz tuvo su gran fiesta de cumple a la que no faltó su círculo íntimo.

Nada de hacer las cosas "a media máquina". A la hora de celebrar, China Suárez no se anda con chiquitas. Incluso, aunque los preparativos le demoren unos días más de lo previsto. 

Por eso, aunque recibió sus felices 27 años el 9 de marzo pasado, la China tuvo su gran party night recién este viernes 5 de abril. ¡Y la espera no defraudó! Junto a sus íntimos y un selecto grupo de celebrities que sumaron cerca de 80 invitadoss, entre los que no faltaron los más jóvenes del elenco de Argentina, tierra de amor y venganza (la exitosa ficción que protagoniza por eltrece) la China recibió su año impar en un exclusivo restó porteño. También asistieron Adrián Suar, quien arribó con su hija Margarita, Cande Vetrano, Albert Baró,  Toto Kirzner -llegado luego de la función de La Naranja Mecanica- y Peter Lanzani, entre otros.

Benjamín Vicuña acompañó el fiestón pero, ¡eso sí!, llegó algo más tarde que el resto ya que tuvo que cumplir con las funciones de Terapia Amorosa, la obra teatral que encabeza junto a Violeta Urtizberea y Fernan Mirás. Los hijos de la pareja, tanto los varones del actor chileno junto a Pampita, como Rufina, la niña que la actriz tuvo con Cabré, asistieron a la cena, aunque se retiraron del lugar antes de que llegara Vicuña, ya que se hacía demasiado tarde para los menores. Magnolia, la bebé de la pareja, no estuvo presente y se quedó al cuidado de su niñera.

Suárez arribó cerca de las nueve y media de la noche, con un look completamente negro, que dentro del recintó mutó en un blanco total, con jugadísimo escote y botas. ¿El detalle? La actriz lució una simpática galera blanca. ¿Y el dato de color? Sin lugar a dudas el original spuvenir con el que se retiraron todos los invitados: una divertida gorra con la inscripción "De acá a la China", o "Made in china", junto a bombones.

El fin de fiesta llegó casi a las cinco de la mañana, con la China y Benjamín despidiéndose súper mimosos y con sonrisas de oreja a oreja. 

Fùente: ciudad

Compartir

Notas Relacionadas

Comentarios