Los drones de UPS en acción.

Un servicio de correo privado utiliza estas naves no tripuladas para distribuir muestras en un hospital de Carolina del Norte.

Unos drones comerciales destinados a entregar productos empezaron a sobrevolar los Estados Unidos. El pasado martes, una de estas aeronaves no tripuladas gestionado por la empresa de logística UPS realizó su primer vuelo para entregar unas muestras médicas en el hospital y campus de WakeMed en Raleigh, Carolina del Norte.

 

A partir de ahora, estos vehículos volaran por el campus unas diez veces al día para llevar sangre y otras muestras para diagnósticos a diferentes puntos de estas instalaciones sanitarias, y su frecuencia podría ir en aumento si se demuestra que el sistema es eficaz.

Hasta ahora, estas muestras médicas se movían por el campus en automóvil. La idea es que los drones contribuyan a reducir el tráfico en las rutas en los alrededores del hospital y disminuir los costos.

El vuelo de estos drones comerciales fue aprobado por la Administración Federal de Aviación (FAA) de los Estados Unidos como parte de un programa de tres años para probar las aplicaciones prácticas de los aviones no tripulados. De esta manera, UPS se convierte en la primera en Estados Unidos en ofrecer este servicio comercial para centros médicos.

Los drones, fabricados por la compañía californiana Matternet, están equipados con una batería de iones de litio recargable, pueden transportar hasta 2,3 kilogramos de carga en distancias de hasta 20 kilómetros. Sobrevuelan de forma autónoma por una ruta establecida para este proyecto, monitoreado por un piloto humano.

De momento, el traslado de muestras médicas es uno de los usos más efectivos para las entregas de aviones no tripulados. De hecho, los drones de Matternet ya se utilizaron para volar suministros de sangre en Ruanda y en Suiza. Sin embargo, otras aplicaciones comerciales pueden tardar más en llegar puesto que su implantación todavía no es económicamente viable.

El programa de tres años que está llevando a cabo la FAA junto con el departamento de Transporte de Carolina del Norte tiene como objetivo poner a prueba las aplicaciones prácticas de los drones mediante la colaboración de empresas privadas y gobiernos locales. La idea ahora es mejorar el servicio para poder aplicar el uso de drones en el transporte médico en otros hospitales del país.

Fuente: La Vanguardia

Compartir

Comentarios