Personal de Gendarmería Nacional y efectivos policiales de Orán, en uno de los operativos.

Entre las personas que detuvieron hay dos mujeres, una es esposa del líder de la banda. Traían la droga desde Bolivia, la acopiaban en Orán y la trasladaban a la capital de Salta y a Jujuy.

El poder y la creatividad para reinventarse de los narcotraficantes no deja de asombrar. ¿El objetivo? seguir trasladando y moviendo la mercadería de un punto a otro para mantener vigente el millonario negocio. Entre tantos procedimientos que todos los años realizan las fuerzas de seguridad nacionales y provinciales en la lucha contra el narcotráfico, ayer se llevó a cabo una serie de allanamientos en el norte salteño y se logró desarticular una organización dedicada a la venta de droga. El líder de la misma era un preso que cumple condena en la Unidad Carcelaria número 3 de Orán.

Desde las sombras, un tal Polo -apodo del reo acusado de liderar la banda narco- se encargaba de movilizar a su gente en la región del NOA y el NEA. Sin saber a ciencia cierta quién o quiénes hicieron trascender los movimientos de la banda, El Tribuno pudo averiguar que el manejo de una supuesta organización narco en la región llegó a los escritorios del Juzgado Federal y la Fiscalía Federal de Orán. Desde ese momento la Justicia comenzó a investigar primero la existencia de la presunta organización, y tras confirmarlo siguieron sus pasos.

Con movimientos bien aceitados y recibiendo órdenes de Polo, privado de la libertad por tenencia y comercialización de estupefacientes, la organización estaba compuesta por mujeres y hombres, quienes al parecer tenían definidos sus roles. En uno de los procedimientos efectuados ayer, personal de Gendarmería Nacional perteneciente al Escuadrón 20 de Orán, junto con efectivos de la División Análisis y Reunión de la Información de la Policía norteña, detuvieron a dos mujeres con droga adosada a sus cuerpos.

Una de las formas de trasladar la sustancia de un punto a otro era pasar desde Bolivia atravesando la frontera por caminos alternativos o burlando la ley de frontera, luego llegaban a la ciudad de Orán, donde se acopiaba la mercadería para luego ser trasladada a Salta capital y a Jujuy, dos de los principales destinos, entre otros.

La detención de las "mulas", como suele denominarse en la jerga narco a las personas encargadas de trasladar la sustancia, se realizó en Orán. Al ser interceptadas y sorprendidas, las mujeres exteriorizaron cierto nerviosismo y el personal del puesto de control procedió a apartarlas. Las mujeres que intentaron pasar el control con paquetes de droga pegados a su cuerpo fueron descubiertas y puestas a disposición del magistrado interviniente. Luego de analizar la sustancia fuentes de la investigación confirmaron que llevaban más de 700 gramos de cocaína de máxima pureza. Además, también le confiaron a este matutino que una de las mulas es pareja de Polo.

La esposa del reo, de nombre Marisol, quien fue sorprendida transportando droga, en el momento de la detención se encontraba con prisión domiciliaria. Según las fuentes, es quien se encargaba de coordinar las operaciones afuera, luego de recibir las indicaciones de su pareja. En total son cuatro las personas apresadas, sumadas al líder de la organización, detenido en la cárcel de Orán.

 

Fuente: El Tribuno

Compartir

Comentarios