Se registró una balacera entre gendarmes y pasadores de coca en un operativo militar que llego hasta la localidad de Aguas Blancas, para decomisar hojas de coca traídas desde Bermejo, de manera ilegal.

Unos 200 gendarmes se trasladaron a la localidad de Aguas Blancas por la resistencia armada de pasadores ilegales. Los "chancheros" fueron detenidos con 40 kilos de hoja. Se reportaron cuatro efectivos heridos.

El enfrentamiento se produjo a partir de las 21.30 entre fuerzas de Gendarmería Nacional y un grupo de pasadores de hojas de coca que intentaban pasar un cargamento a través de un paso no habilitado de la localidad de Aguas Blancas.

Fuentes fidedignas dijeron anoche que la violencia comenzó con piedras y prosiguió con armas automáticas.  El cariz de los acontecimientos hizo que se trasladarán un total de 200 efectivos pertenecientes al destacamento móvil de Gendarmería Nacional..

Cerca de las 22:00, se supo del primer herido. Ese hecho motivó el desplazamiento de la fuerza hacia el lugar originándose una balacera por espacio de más de una hora, según informó la fuente.

Las informaciones dieron cuenta de que los enfrentamientos se trasladaron a las inmediaciones de Aguas Blancas, mientras que Gendarmería habría reportado al menos 4 efectivos heridos. No se informó  sobre detenidos.

 

No hay total acuerdo

Por otra parte, un gran número de bagayeros no aceptan el ofrecimiento del Gobierno, por lo que ayer se convocaron en la plaza Pizarro para ver los pasos a seguir con el reclamo, mientras Gendarmería custodiaba la Ruta 50 y Autopista. Luego que voceros de trabajadores de frontera fi rmaran un acuerdo con el Juez federal de Tartagal Martinez Frugoni, en el que el Gobierno Nacional ratificó la implementación del nuevo régimen de importaciones y otorgaba una prórroga hasta fi n mes para cumplimentar los requisitos, Aduana no reconoció el acuerdo. Esto agravó aún más la situación. “Todos estamos desesperados, queremos que autoridades se acerquen”, expresó una bagayera.

“Decidimos venir a manifestarnos frente al municipio porque el intendente Lara Gros firmo el convenio sabiendo de antemano que nosotros no lo podemos cumplir. Todas las autoridades saben que es inviable este nuevo régimen, sentimos que nos estafaron, que nos mintieron que los único que hicieron estos últimos días fue ganar tiempo para sacarnos de la ruta y de la frontera”, empezó diciendo la bagayera. “Nosotros no queremos que nos capaciten ahora queremos que nos den trabajo.

Ya no somos bagayeros ahora somos desocupados, queremos trabajo genuino, queremos que los gobernantes se hagan cargo de nosotros. No queremos planes, no queremos bolsones, no queremos colchones, no queremos la dádiva de nadie. Ahora que los gobernantes vean por nosotros y nuestra familias, jamás fuimos al municipio a pedir nada ahora le pedimos al intendente que nos de trabajo”, afirmó Elena.

Compartir

Comentarios