Hoy, de cada dos colectivos que se controlan bajan a un pasajero.

La Direcci{on de Defensa del Consumidor de la Provincia emitió la orden a la Asociación Metropolitana de Trasporte (AMT).Fue luego de la vergonzante situación de un pasajero forzado a descender de una unidad.

Vídeo: Un policía lo bajó del colectivo porque otro pasajero le pagó el boleto

Lo que se suponía que iba a pasar finalmente pasó. El lunes pasado, un trabajador fue forzado por policías a bajar de un colectivo de Saeta porque no pudo acreditar el pago del boleto, aunque aseguraba que una prima le había abonado el pasaje con su tarjeta. La escena, violenta por cierto, fue registrada con los celulares de otros pasajeros y los videos se viralizaron ayer en las redes sociales. Fue un escándalo.

El hecho era previsible desde que la Autoridad Metropolitana de Transporte (AMT) puso en marcha, en enero, el reglamento que prohíbe viajar en las unidades de Saeta sin la tarjeta que corrobore el pago del pasaje. El instrumento también establece que, si con una tarjeta se abonan varios pasajes, el titular de la misma debe estar presente para certificar esos pagos cuando los inspectores controlen.

El desafortunado pasajero primero fue intimado a descender del colectivo por un inspector y, al negarse, este llamó con el botón antipánico a la Policía. Cinco efectivos de la fuerza de seguridad terminaron por concretar la orden del inspector y la situación fue repudiada por otros pasajeros, quienes, además de que pasaron más de 15 minutos esperando que el colectivo siga su marcha, vieron cómo el usuario sin tarjeta era traslado por la fuerza, con sus brazos torcidos en la espalda, hacia afuera de la unidad.

La amplia difusión del caso motivó varias acciones desde distintos organismos, incluso oficiales.

La más relevante fue la que tomó el secretario de Defensa al Consumidor de la Provincia, Carlos Morello, quien emitió una resolución para que la AMT suspenda "cualquier acto o medida que represente hacer descender por cualquier medio a pasajeros del servicio cuenten o no con el elemento de acreditación del pago (lease tarjeta de Saeta)".

Asimismo, dispone crear una comisión, con la intervención de Defensa al Consumidor, para reglamentar el sistema de pago del boleto electrónico y su debido control y fiscalización.

El titular de la AMT, Federico Hanne, aseguró anoche a El Tribuno que no le había llegado ninguna notificación. De todas maneras, dijo que hoy se iba a analizar qué medidas tomar ante el suceso del lunes.

Por su parte, el gerente de Saeta, Claudio Juri, también dijo desconocer la resolución de Defensa al Consumidor.  Consultado al respecto, Morello explicó a este diario que tiene "absoluta" facultad para emitir una orden como la que impuso a Saeta.

"Soy autoridad de aplicación de una ley nacional, que es la de Defensa al Consumidor, que en su artículo ocho impone que los consumidores tienen derecho a un trato digno, que significa que en la relación de consumo el proveedor del servicio no ponga en una situación vergonzante, de aflicción y que genere temor, es decir que se respete la dignidad del consumidor. Cuando existe la posibilidad real de que el proveedor del servicio (Saeta) viole el derecho de dignidad que tienen los consumidores puedo, como autoridad de aplicación, emitir resoluciones obligando a la prestadora del servicio que se abstenga de colocar a los consumidores en esa situación vejatoria y vergonzante”, explicó el funcionario provincial.

Desde el Concejo Deliberante también se unieron al repudio por la situación vivida por el pasajero sin tarjeta. La concejal Lihue Figueroa promovió una resolución para que se solicite al Ejecutivo municipal que gestione ante la AMT y Saeta la derogación de la resolución que faculta a los inspectores a hacer descender a los pasajeros que no lleven la tarjeta.

Fuente: El Tribuno

 

Explicaciones

Atrapado entre la obligación de tener que controlar a quienes deben pagar el pasaje de colectivo (para que el sistema de transporte público funcione) y las dificultades de hacer efectiva esa orden, el titular de Saeta, Claudio Juri, brindó explicaciones sobre el escandaloso hecho del lunes pasado.

“La persona que generó el conflicto tenía una tarjeta con el saldo de emergencia utilizado de $36 y tenía el último movimiento de carga el 14 de marzo. Es decir que estaba con una tarjeta que había hecho uso el saldo de emergencia y que hacía un mes no cargaba. El inspector le pide la tarjeta y él lo que argumenta es que le pagó una prima y que ella se había bajado, con lo cual no hay forma de saberlo”, dijo el administrador.   

Compartir

Comentarios