La Cirugía Mayor Ambulatoria (CMA) implica una modalidad de intervención mini invasiva.

El jefe del Servicio de Cirugía, Lister Astudillo Rosa, dijo que se da en forma cada vez más frecuente. El objetivo es acortar los tiempos de internación y efectivizar la atención.

 

 Así lo afirmó el jefe del Servicio de Cirugía del hospital Padilla, Lister Astudillo Rosa, quien aportó detalles acerca de esta metodología que se da en forma cada vez más frecuente. La puesta en práctica se da con el objetivo de acortar los tiempos de internación del paciente y efectivizar la atención brindada a la comunidad.

“Este es un hospital de agudos que presenta mucha rotación de camas. Ya que el volúmen de pacientes que llega es tan elevado, muchas veces la cantidad de camas termina siendo insuficiente y esa necesidad permanente genera una dificultad para aquellos pacientes con patologías de tipo ambulatorias o de mediana complejidad, ya que se deben priorizar la gran cirugía o el gran traumatizado”, afirmó Astudillo.

Al respecto, el referente sostuvo que la Cirugía Mayor Ambulatoria (CMA) implica una modalidad de intervención mini invasiva, que parte del principio motivador de ofrecer soluciones rápidas a la sociedad.

Problemas aparejados a este contexto pueden ser los retrasos en lista de espera de los pacientes y postergación de cirugías y esto ocasiona a su vez consecuencias negativas para el paciente que se moviliza hasta la institución y organiza una dinámica diferente del hogar con su familia y del trabajo.

Ante toda esta situación real que sucede a nivel mundial, aparece la CMA que posibilita la realización de cirugías de mediana complejidad donde el paciente ingresa por la mañana, se opera y queda en observación unas horas, para retirarse a su casa en el mismo día. Esto evita las internaciones prolongadas que se extienden por varios días y a su vez la falta de camas que se produce por la inmensa oferta y demanda externa de servicios de salud.

"De esta manera nuestro objetivo es intentar brindar soluciones a todos con un tipo de abordaje que reúne, cumple y garantiza absolutamente los mismos cánones tanto de calidad como de seguridad que contempla la ejecución de una cirugía convencional”, agregó el jefe de servicio, al tiempo que detalló las CMAs que se desarrollan tratan hernias, eventraciones, hemorroides y algunas colecistectomías.

Esta práctica requiere de pacientes que cumplan con ciertas características especiales de la patología en sí y a su vez es necesario que no presenten ningún tipo de trastornos cardíacos, obesidad mórbida, apnea del sueño, ni patologías que requieran de la intervención de hematología ya que su recuperación debe poder llevarse a cabo sin problemas en casa.

La CMA requiere además que el paciente comprenda el proceso para reducir en él temores e inseguridades respecto al procedimiento: “Hay toda una estructura en red que será soporte del paciente, tanto a nivel telefónico para garantizar el contacto permanente, como el requerimiento de que el domicilio de quien será intervenido no se encuentre a más de una hora de distancia de traslado del centro asistencial, para cubrir ante cualquier situación que requiera del control profesional”, concluyó.

Compartir

Comentarios