El líder de los socialdemócratas finlandeses, Antti Rinne, en la fiesta de celebración de su partido en Helsinki. REUTERS

Los opositores socialdemócratas consiguieron un 17.7% de los votos, mientras que el euroescéptico Verdaderos Finlandeses sumó un 17.5%.

La socialdemocracia ganó las elecciones legislativas de este domingo en Finlandia, por un estrecho margen sobre la extrema derecha del Partido de los Finlandeses, mientras que la alianza gobernante del primer ministro Juha Sipilä obtuvo su resultado más bajo, reportaron medios locales.

Los opositores socialdemócratas consiguieron un 17.7% de los votos, mientras que el euroescéptico Verdaderos Finlandeses sumó un 17.5%, según los resultados finales publicados por el Ministerio de Justicia.

Con el 99% de los votos contados, la socialdemocracia sumaba 40 escaños, seguido de cerca por el Partido de los Finlandeses, con 39, y en tercer lugar se encontraba el conservador Partido de Coalición Nacional, de la alianza gobernante, con 38 escaños.

El gobernante Partido de Centro cayó hasta el cuarto lugar al conseguir 31 escaños, seguido por los Verdes con 20, la Alianza de Izquierda con 16, los Populares con nueve y la Democracia Cristiana con cinco, mientras que otro socio de la alianza gobernante, Reforma Azul, quedó eliminado.

De acuerdo con la cadena pública de radio y televisión de Finlandia Yle, el resultado significa un rechazo a las políticas del primer ministro Sipilä, proveniente del sector privado y que prometió dar "eficiencia empresarial" a la administración pública, caracterizada por recortes del gasto y restricción laboral.

"Somos los que más perdimos y eso hay que reconocerlo. La gente ha hablado", expresó el derrotado primer ministro al reconocer los resultados.

El líder del ultraderechista Partido de los Finlandeses, Jussi Halla-aho, expresó su satisfacción y rechazó eventuales alianzas, al indicar: "no podremos unirnos a un gobierno que no esté comprometido a reducir la inmigración dañina a Finlandia".

A pesar de ser la fuerza ganadora, el Partido Socialdemócrata obtuvo 17.7% de los votos, uno de sus resultados electorales más pobres, pero contará con 40 escaños y podría recibir el mandato de iniciar conversaciones para formar el nuevo gobierno.

El líder socialdemócrata y exlíder sindical Antti Rinne dijo a YLE algunas de sus prioridades: "espero que podamos resolver la situación de desempleo que tenemos en Finlandia hoy en día. A las pensiones, los estudiantes y las familias con niños no les está yendo muy bien en Finlandia ahora".

A pesar de sus discrepancias con la socialdemocracia, el jefe del conservador Partido de Coalición Nacional, Petteri Orpo, que quedó como tercera fuerza, consideró colaborar para formar el nuevo gobierno, "si encontramos un programa común" que considere "el equilibrio de las finanzas públicas".

De acuerdo con analistas citados por YLE, la elección fue muy disputada y el hecho de que ningún partido alcanzara al menos 20% de los votos es inusual, y refleja un panorama político cada vez más fragmentado en Finlandia.

Las autoridades electorales destacaron que 36.1% del electorado optó por emitir sus votos anticipados, lo que constituye una marca, así como la cantidad sin precedentes de mujeres que estarán en el parlamento, con 92 escaños.

Con información de Reuters.

Compartir

Comentarios