Un equipo de personas repartidos en todo el mundo revisan las conversaciones que el sistema no puede entender

Desde la compañía dicen que solamente acceden a pocos casos y que usan la información para mejorar el servicio.

Cuando un usuario de Alexa consulta el clima del día o pide que suene una canción, sus palabras podrían ser escuchadas por alguien más que este asistente virtual desarrollado por Amazon e incluido en dispositivos como parlantes inteligentes.

Un reporte revela que miles de empleados de la compañía se dedican a escuchar y transcribir los comandos verbales que los usuarios dirigen a Alexa. De acuerdo a Bloomberg, Amazon tiene “espías” contratados en Estados Unidos, Rumania y Costa Rica. Cada uno de estos trabajadores puede escuchar hasta mil audios en turnos de hasta nueve horas, nota la fuente.

El informe agrega que durante las escuchas, los empleados contratados para esta tarea en ocasiones acceden a conversaciones privadas de los usuarios. Según se indica, muchas veces Alexa se activa por error. Algunos involucrados comentaron que oyeron a personas cantando, discusiones, e incluso casos de posibles agresiones sexuales.

 

Además, los trabajadores de Amazon con esta misión comparten un grupo de chat en el que se ayudan entre sí para identificar palabras que no son claras o cuya pronunciación es confusa.

La respuesta oficial
La empresa de Jeff Bezos salió a responder. Reconocieron que las escuchas ocurren efectivamente, pero que solamente recogen un número pequeño de interacciones.

“Nos tomamos muy en serio la seguridad y privacidad de la información personal de nuestros clientes. Solamente anotamos un número extremadamente pequeño de interacciones, de un conjunto aleatorio de clientes para mejorar la experiencia del cliente”, dijo un vocero de Amazon.

Según explicó, la información que recogen es útil para capacitar a los sistemas de reconocimiento de voz y comprensión del lenguaje natural. Además aseguró que ellos “no tienen acceso directo a la información que puede identificar a la persona o cuenta como parte de este flujo de trabajo”.

Incluso con estas explicaciones, de acá en adelante muchos usuarios de equipos con Alexa se sentirán espiados... y con razón. Incluso a sabiendas de que muchos pedidos al asistente no son muy interesantes o súper privados.

Compartir

Comentarios