Asamblea de padres en la puerta de la escuela.

Los padres argumentan que hay problemas de convivencia entre alumnos de la primaria y la secundaria. Como modo de protesta no están levando a sus hijos a clases. La respuesta del Ministerio de Educación.


Los padres de la Escuela N° 223 Cabo 1° Mendez de Lules solicitan separar el nivel primario del secundario, teniendo en cuenta los problemas de convivencia que existen a partir de las diferentes edades que coexisten en el establecimiento. 

"El problema en la escuela es que hace 7 años que tenemos el nivel secundario y nos estás costando por los turnos. Tenemos chicos del nivel secundario que tienen otro vocabulario, que juegan de otra forma y tenemos niños, entonces se vuelve dificultosa la convivencia", comentó María Rosa Abdala, madre de un alumno de 4º grado.  

Los papás solicitan "una definición definitiva para evitar este tipo de problemas y para que el nivel secundario tenga más espacio. Hay grados que nos han quitado y hay chicos que están yendo a la biblioteca", precisó María Rosa.

Comentó que dialogaron con personal del ministerio de Educación y "nos dijeron que ellos están trabajando para la convivencia de los estudiantes" 

A modo de protesta, hasta tanto se les de una respuesta satisfactoria, los padres optaron por no llevar a sus hijos a la escuela.

Al igual que ayer, personal del Ministerio de Educación se presentó en el establecimiento educativo para interiorizarse de la situación. 

"Ayer nos hicimos presentes en la escuela para ir trabajando lo que es la convivencia escolar, lo cual sorpresivamente nos llamó la atención porque ambos niveles están conviviendo desde 2011", explicó Carlos Mendizabal, Coordinador de Relaciones Territoriales del Ministerio de Educación. 

El funcionario indicó que el problema surge a raíz de que "en un espacio de la biblioteca estaban funcionando dos aulas o sea dos cursos de la secundaria correspondiente al primer año, entonces lo que se determinó es que pasen a utilizar dos cursos de la primaria, que a la tarde no están ocupados para que los chicos de la secundaria estén mucho más cómodos. Esto a los padres les generó cierta inquietud porque querían saber cómo iba a ser la convivencia entre los chicos de la primaria y la secundaria porque estarían un poco más cerca, lo cual en principio no amerita ningún tipo de problema porque no comparten recreos, ni la misma entrada y salida de la escuela porque son otros horarios", precisó.

En este marco, mantuvieron una reunión con todos los docentes para "saber sus inquietudes y analizar qué es lo mejor para todos, especialmente para los chicos para que estén cómodos y puedan venir a la escuela". 

"Ahora estamos por hacer una reunión con todos los papás y explicarles que acá lo que importa es que los chicos estén bien, cómodos y que puedan llevar su aprendizaje como corresponde. La idea es escuchar a los padres y de esa manera saber cómo abordar la situación", remarcó.  

Para finalizar, el funcionario consideró que "los papás a la larga terminan entendiendo de que son sus hijos los que van a terminar haciendo la secundaria en el mismno esteblecimiento por lo que se busca llegar a algunos consensos y acuerdos de convivencia". 

 

Compartir

Comentarios