Esta no es la primera vez que el gobierno de Trump limita los viajes a Cuba.

Washington anunció una serie de medidas que pueden afectar severamente la economía de la isla. Recrudecieron, así, las males relaciones bilaterales.

En dos comparecencias separadas realizadas por el secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, y por el asesor de Seguridad Nacional, John Bolton, el gobierno de Donald Trump reveló la estrategia con la que busca aumentar la presión sobre la Habana.

 

Limitación de remesas

John Bolton anunció las nuevas medidas en Miami, durante un encuentro con exiliados cubanos.

John Bolton anunció las nuevas medidas en Miami, durante un encuentro con exiliados cubanos.

Bolton anunció que el envío de remesas a Cuba desde Estados Unidos se reducirá a un monto de US$1.000 por persona y trimestre.

En 2009, el gobierno de Barack Obama había eliminado los límites existentes al envío de remesas familiares a la isla, lo que permitió que estas crecieran hasta alcanzar en 2016 unos US$3.000 millones, según cifras del Departamento de Estado.

La remesas son una de las fuentes de recursos más importantes para la economía cubana.

De acuerdo con Havana Consulting Group, una consultora especializada en la economía de la isla, la recepción de remesas aumentó de forma notable entre 2009 y 2017, al pasar de unos US$1.600 millones a unos US$3.500 millones al año.

De acuerdo con esas cifras, la isla recibió entre 2008 y 2018 unos US$30.000 millones.

En el envío de estos fondos, Estados Unidos juega un papel fundamental debido al gran tamaño que tiene la diáspora cubana en ese país.

 

Reducción de los viajes no familiares a Cuba

Las autoridades estadounidenses solamente permitirán los viajes a Cuba que obedezcan a motivos familiares.

Hasta ahora había unas 12 categorías de viajes permitidos que incluyen aquellos por motivos educativos, por razones profesionales y para promover el "contacto entre los pueblos".

El gobierno de Trump considera que muchos de esos viajes, en realidad, representan una forma encubierta de turismo.

De acuerdo con Johana Tablada, subdirectora para Estados Unidos del Ministerio de Exteriores de Cuba, más de 600.000 estadounidenses viajaron a la isla en 2018.

 

Endurecimiento de la Ley Helms-Burton

Pompeo anunció el fin de la moratoria a la aplicación del Título III de la Ley Helms-Burton.

El gobierno de Trump pondrá fin a la moratoria de la aplicación del Título III de la Ley Helms-Burton, con lo cual abrirá las puertas para que los ciudadanos estadounidenses cuyas propiedades fueron confiscadas tras el triunfo de la revolución cubana demanden ante los tribunales estadounidenses a las empresas que estén usufructuando esos bienes.

 

Pompeo informó que esta medida entrará en vigor a partir del 2 de mayo.

 

De acuerdo con el departamento de Estado de EE.UU., el gobierno ha certificado unas 6.000 casos que podrían ser viables para ser presentados ante los tribunales y que representarían litigios por un monto superior a los US$10.000.

Tras los anuncios del gobierno de Trump, la Unión Europea y el gobierno de Canadá emitieron una declaración conjunta en la que lamentaban estas decisiones y advertían que la "aplicación extraterritorial de las medidas unilaterales contra Cuba son contrarias a la ley internacional".

Compañías procedentes de la UE representan más de 50% de los proyectos de inversión directa extranjera en la isla. Canadá es otro inversor importante, sobre todo, en las áreas de turismo, energía y minería.

 

Bloqueo de transacciones financieras

Con estas restricciones, la Casa Blanca busca cortarle al gobierno de Cuba el acceso a recursos.

El gobierno de Trump prevé revertir la autorización emitida durante el mandato de Obama que permite las operaciones bancarias de entidades cubanas realizadas a través de filiales en otros países con acceso al sistema financiero estadounidense.

Conocidas como operaciones de vuelta en U (U-turn transactions), se trata de transferencias de fondos que no empiezan ni terminan en Estados Unidos y en la que ni el emisor ni el receptor están sujetos a la jurisdicción estadounidense.

"Estas operaciones permiten al régimen cubano eludir las sanciones y obtener acceso a divisas a través del sistema bancario de Estados Unidos", señaló Bolton.

 

Empresas sancionadas

Las autoridades estadounidenses anunciaron que agregarán cinco empresas cubanas a la lista de compañías con las cuales están prohibidas las transacciones financieras directas debido a sus nexos con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Cuba (FAR).

Entre estas compañías se encuentra Aerogaviota, una línea aérea que no solo opera vuelos comerciales a destinos nacionales e internacionales, sino también vuelos chárter y de carga.

"Estas nuevas medidas ayudarán a alejar los dólares estadounidenses del régimen cubano, o de sus servicios militares y de seguridad, que controlan la industria del turismo en Cuba", señaló Bolton.

Compartir

Comentarios