La fachada de Notre Dame sin la Aguja

Adela Noriega, profesora de Historia del Arte de la UNT, estima que para reconstruir la catedral de París primarán los criterios de conservación, con los registros del siniestro como testimonio histórico, más los de una mirada modernizada.


La docente lamentó la pérdida patrimonial porque Notre  Dame se hizo en un período en el que el arte estaba ligado a la arquitectura: “los vitrales, todos los elementos decorativos forman un todo único. La arquitectura edilicia es la que sostiene a las otras formas de arte”, sostiene y agrega, “estamos hablando de una comunidad de artistas que estaban unidos por un único fin:  la construcción de la catedral”.  Se trataba de una comunidad de artistas unidos en un gran proyecto que en ese siglo fue Notre Dame, como un símbolo de ciudad.

En un análisis posterior al incendio, se habla de la solidez del edificio que permitió que, pese a la gravedad del siniestro en relación al daño, se logró mantener al resto “gracias a esa construcción edilicia”. Se construyó con un sistema de cúpula –que poco después se dejó de hacer- “es prácticamente único en Notre Dame y el deterioro no destruyó las nervaduras internas de la cúpula que permitirán la reconstrucción”, augura Adela Noriega.

Las obras de arte

Los vitrales son parte de las obras de arte que se perdieron durante el incendio.” El sistema de construcción de vitraux es una técnica constructiva que se hace a través de una línea de plomo y vidrio. Ambos se derriten”, explicó Noriega. “Habrá que ver cuánto se destruyó, cómo quedaron y cuáles necesitarán reconstitución”, añadió.

Al ser consultada sobre el valor de la pérdida patrimonial  dijo: “lo que se ha perdido es la última reconstrucción que se hizo en el siglo XIX.  

"La hizo (el arquitecto francés) Claude-Nicolas Ledoux en un período difícil, porque la Catedral sufrió el daño de la revolución Francesa y las guerras mundiales, y trató de recomponer el espíritu medieval con la incorporación de la aguja. Eso se perdió totalmente", se lamentó.

Criterios de reconstrucción

Hoy se debate bajo qué conceptos se encarará la reconstrucción de Notre Dame. La cuestión es si se volverá a registros anteriores, tratando de reconstruir lo que había, o se adoptará una mirada más contemporánea. “Hay una tendencia a que se conserve hasta donde está y se haga una revalorización patrimonial con una idea más moderna de la parte a reconstruir”, opina la docente y entiende que “dejarla como quedó es una de las tendencias lógicas como registro arquitectónico de preservación y conservación porque sería parte de la construcción histórica hacia el futuro, pero no creo que sea lo que prime. Creo que se hará una reconstrucción moderna, dejando el registro de los sucesos”.

“Los europeos son astutos a la hora de conservar teniendo en cuanta otros intereses, como los turísticos. Por eso creo que será una mirada contemporánea”, arriesga Noriega y compara, “se ve eso en la obra de (arquitecto Antonio) Gaudi, La Sagrada Familia, una de las iglesias más importantes de Europa, en Barcelona. En esa obra de arquitectura vemos todos los registros, desde que el comenzó la obra hasta hoy. El proyecto fue cambiando y, aunque se partió del proyecto original, la evolución de la obra se fue contemporanizando”.

De nuestra redacción

Compartir

Notas Relacionadas

Comentarios