La rubia sigue trabajando como conductora en Net TV.

Ya corrió mucha agua bajo el puente y la rubia sigue en plena soltería. Tras separarse de Redrado, es la primera vez que admite estar pensando en un hombre para un futuro cercano. ¿De quién se trata?

La maternidad fue un quiebre. Una especie de bisagra que marcó un antes y un después en la vida de Luciana Salazar (38). Al igual que en el 99 por ciento de los casos, la llegada de un hijo le modificó el paradigma y la instó, desde el amor y el cariño, a implementar cambios en sus usos y costumbres. Con Matilda (1) ya en sus brazos, Luli interpretó que sus prioridades comenzaban a pasar por otro lado y que lo más importante ya no estaba de la puerta para afuera, sino en su propio hogar.

Los cambios son fácilmente perceptibles para todos los que la vemos de afuera. La rubia postergó las propuestas laborales que le solían llegar con asiduidad y ya no es tan frecuente verla visitando los canales para dar a conocer su campana sobre distintos temas, aunque fundamentalmente en lo relacionado con el estado de su corazón. Un tema recurrente y desgastado, claro, pues Luciana es considerada una de las solteras más codiciadas de la Argentina, motivo por el cual siempre despierta curiosidad en la prensa saber si está sola o si nuevamente ha encontrado el amor en los brazos de un hombre. Razones para disparar la intriga verdaderamente hay: desde que se separó definitivamente de Martín Redrado, su última pareja estable, la modelo no ha vuelto a mostrarse en público con otro caballero.

Las causas, si se quiere, podrían ser múltiples. En primer lugar, tal vez esta prolongada soltería responda a una decisión propia, seguramente para privilegiar la crianza de Matilda y, de paso, recuperarse del contexto escandaloso en el que se dijo adiós con el economista. Sin embargo, hay otras variables que la habrían conducido a continuar en soledad. O, mejor dicho, acompañada únicamente por su beba. ¿Será cierto que los candidatos que a diario se le acercan no reúnen los requisitos para conseguir una cita? Por lo pronto, Luli reparte su tiempo entre su rol como mamá e interactuando con sus seguidores en las redes sociales.

Si bien por ese medio Luciana acostumbra hacer reflexiones genuinas y opinar sobre situaciones de actualidad, en los últimos tiempos se la vio muy involucrada en el escenario político. No se sabe concretamente si este devenir es consecuencia de haber compartido tantos años con Redrado, pero lo cierto es que a Luciana se la nota muy activa en ese terreno en el mundo 2.0.

“Es increíble la cantidad de gente por mensaje privado que me escribe para pedirme trabajo. A lo que hemos llegado. ¡Están destruyendo la clase media y nos piden que aguantemos!”. La confirmación del último índice de pobreza la empujó a descargarse por Twitter, horas después de admitir que, de todos los candidatos, el que más le gusta es Roberto Lavagna. Como candidato a presidente, no para otra cosa…

Fuente: Papazzi

Compartir

Comentarios