Los dos presidentes vienen manteniendo una serie de desencuentros en los últimos años.

Tras más de dos años de tensiones, ambos mandatarios volverán a reunirse. Abordarán, entre otras cuestiones, la reciente modificación del Contrato de Exportación de Gas Natural.

 

 Evo Morales llegará el lunes 22 a Buenos Aires, y tras más de dos años de tensiones será recibido en Olivos por Mauricio Macri. Abordarán, entre otras cuestiones, la reciente modificación del Contrato de Exportación de Gas Natural que mantienen la Argentina y Bolivia.

Con este cambio, el gobierno espera ahorrarse 460 millones de dólares en dos años, ya que las compras se guiarán por distintos precios La Argentina y Bolivia  y cantidades contractuales.Como parte del nuevo acuerdo, el secretario de Energía, Gustavo Lopetegui le ofreció al gobierno boliviano uno de los aviones Pampa que fabrica FADEA, para el caso de que hubiera sobrecumplimiento del contrato.

La presidencia boliviana comunicó al embajador argentino en La Paz Normando Alvarez García que Morales irá hasta El Palomar a ver ese modelo de avión, que Bolivia también quiere comprar.

La visita de Morales también se produce después de las tensiones que han surgido entre los dos gobiernos por distintas razones. Si bien al momento de asumir Macri imperó el pragmatismo -incluso con algún partido de fútbol de Morales en territorio argentino-  después se sucedieron fuertes diferencias, a las que Macri no se refirió en público. Sí las manifestaron sus ministros o gobernadores aliados. Uno de los que más choques tuvo con el mandatario boliviano fue el gobernador jujeño Gerardo Morales, que le exigió a Morales reciprocidad en la atención hospitalaria gratuita a los argentinos en su país como lo hacen los argentinos con los bolivianos.

El mandatario boliviano defendió en público reiteradamente a Cristina Kirchner ante los procesamientos por hechos de corrupción, defendió a la líder de la Tupac Amaru Milagro Sala y criticó duramente la política migratoria del gobierno argentino. Macri siguió adelante con su política y, más aún, junto a otros países se retiró de Unasur, en plena presidencia protémpore de Bolivia, la que terminó el viernes. Morales defiende también al régimen de Nicolás Maduro. Sin embargo, sigue manteniendo una gestión pragmática, como lo demostró con su presencia en la asunción de Jair Bolsonaro, en Brasil, el 1 de enero pasado.

 

Fuente: Clarín

Compartir

Comentarios