El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, realizó una autocrítica de la postura del Gobierno. Insistió que el índice "va a bajar porque es lo que ocurrió en los países que ejecutaron estas medidas hace 20 años".

 

 El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, aseguró que "no son precios congelados, son precios cuidados y se van a cumplir", en referencia al anunciado plan oficial para frenar la inflación y admitió que en el Gobierno tuvieron un "optimismo exagerado" para combatir ese flagelo.

Un día después del anuncio oficial del programa para controlar la suba de precios, Dujovne aclaró: "No es un congelamiento, no hay un decreto. No se obliga a ninguna empresa. Será efectivo porque se va a cumplir porque nos pusimos de acuerdo".

Sobre las previsiones inflacionarias, afirmó: "A partir de abril vamos a ver un número menor que el de marzo. Pero hay que enfocarse en una visión larga. Es un proceso largo, pero lo vamos a lograr".

"Para bajar la inflación lo tenías que hacer con políticas económicas sanas. No tenemos duda que esta batalla la vamos a ganar", estimó el funcionario, en declaraciones al canal de cable TN.

El jefe de Hacienda admitió: "La tarea que nos toca en este momento es más dura que la que nos hubiese tocado sin los eventos del año pasado. Uno tiene que estar listo para dar la batalla que le toca dar".

Sobre la puesta en marcha del programa, indicó que "en cinco o seis días" los supermercados empezarán a vender los productos con precios cuidados.

Este plan consiste en el mantenimiento de precios de 60 productos esenciales de la canasta de alimentos y en tarifas de gas y energía eléctrica.

Según el Gobierno, se acordó con grandes frigoríficos ofrecer al público cortes de carne vacuna (asado, vacío y matambre) a 149 pesos el kilogramos en el sector minorista del Mercado Central y en las puntos de venta de esas compañías.

Consultado acerca de si hace las compras personalmente, Dujovne respondió: "Ahora no voy al supermercado, no tengo tiempo. Hasta hace un año iba seguido y antes de ser ministro iba muy seguido".

"Hay una queja de la gente respecto de la inflación. La Argentina la quiere bajar con tipo flotante, eso lleva a que sea más lento, como pasó en los países vecinos. Uno prefiere tener más inflación si puede preservar los empleos. Esto le funcionó a las economías de la región", subrayó.

Dujovne realizó una autocrítica y reconoció que en el gobierno tuvieron "un optimismo exagerado sobre la inflación", pero remarcó que "va a bajar porque es lo que ocurrió en los países que ejecutaron estas medidas hace 20 años".

 

Fuente: Ámbito Financiero

Compartir

Comentarios