El beneficio proviene del sulfuro de alilo.

Experimentos en ratones mostraron el impacto de uno de sus compuestos en la microbiota intestinal y la salud cognitiva.

El consumo de ajo ayuda a contrarrestar los cambios relacionados con la edad en las bacterias intestinales asociadas con problemas de memoria, según un nuevo estudio realizado con ratones. El beneficio proviene del sulfuro de alilo, un compuesto en el ajo conocido por sus efectos positivos en la salud.

"Nuestros hallazgos sugieren que la administración dietética de ajo que contiene sulfuro de alilo podría ayudar a mantener los microorganismos intestinales sanos y mejorar la salud cognitiva en los ancianos", señala Jyotirmaya Behera, quien dirige el equipo de investigación con Neetu Tyagi, ambos de la Universidad de Louisville, en Estados Unidos. Behera presenta la investigación en el marco del encuentro anual de la Sociedad Americana de Fisiología, en la reunión de Biología Experimental de 2019, que se realizará hasta el martes en Orlando, Florida (Estados Unidos).

El intestino contiene billones de microorganismos denominados colectivamente como microbiota intestinal. Aunque muchos estudios demostraron la importancia de estos microorganismos para mantener la salud humana, se sabe menos acerca de los efectos en la salud relacionados con los cambios en la microbiota intestinal que se producen con la edad.

"La diversidad de la microbiota intestinal está disminuida en las personas mayores, una etapa de la vida en la que se desarrollan enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer y el Parkinson, y la capacidad de memoria y cognitiva puede disminuir -explica Tyagi-. Queremos entender mejor cómo los cambios en la microbiota intestinal se relacionan con el deterioro cognitivo asociado con el envejecimiento".

Para el estudio, los científicos administraron sulfato de alilo oral a roedores que tenían 24 meses de edad, lo que se corresponde con personas de entre 56 y 69 años de edad. Compararon estos ratones con ejemplares de 4 y 24 meses de edad que no recibieron el suplemento dietético de sulfuro de alilo.

Los investigadores observaron que los ratones más viejos que recibieron el compuesto de ajo mostraron una mejor memoria a corto y largo plazo y bacterias intestinales más sanas que los roedores más viejos que no recibieron el tratamiento. La memoria espacial también se vio afectada en los ratones de 24 meses que no recibieron sulfuro de alilo.

Experimentos adicionales revelaron que la reducción de la expresión génica del factor natriurético derivado de las neuronas (NDNF, por sus siglas en inglés) en el cerebro fue probablemente responsable del deterioro cognitivo. Este gen fue descubierto recientemente por los científicos de la Universidad de Louisville y es necesario para la consolidación de la memoria a largo y corto plazo.

Fuente: DPA

Compartir

Comentarios