Las arcas públicas habrían entregado, entre 2008 y 2016, más de 1.000 millones de reales.

La Justicia del país cuyo arte ocupa el segundo lugar en importancia en Latinoamérica encontró irregularidades en rendiciones de cuentas de recursos dados a proyectos.

El cine brasileño, el segundo en importancia en América Latina y el octavo en el ránking mundial, está en alerta roja por nuevas producciones que pueden quedar en el limbo si el Gobierno no fiscaliza adecuadamente los recursos públicos que son otorgados para proyectos del sector audiovisual.

El futuro de este mercado, uno de los más prolíficos del país y que ha mantenido un crecimiento constante en los últimos años, está en jaque por una decisión de la Justicia que encontró "irregularidades" en las rendiciones de cuentas de los recursos otorgados a proyectos.

De acuerdo con el Tribunal de Cuentas del Estado brasileño (TCU), las arcas públicas han entregado, entre 2008 y 2016, más de 1.000 millones de reales (unos 256 millones de dólares) a 1.491 proyectos de cine y del sector audiovisual en Brasil, de los cuales 1.174 no han concluido y otros 317, que ya fueron finalizados, no han presentado las respectivas rendiciones de cuentas.

Fuente: EFE.

Compartir

Comentarios