Una de las zonas donde ocurrió uno de los crímenes.

Tres casos con víctimas fatales, que no pasan los 30 años, convirtió a la Semana Santa en una de las más violentas de los últimos años en la provincia.

Las cifras aumentan. En menos de 60 horas se registraron en la provincia tres homicidios. Fue la Semana Santa más violenta de los últimos años.

Uno de los casos ocurrió en Villa Alem el domingo. En la puerta de una vivienda, Jorge Alberto Escobar de 26 años, se encontraba conversando con su prima Dalma (23). Un joven se aproximó hacia ellos y, sin decir una palabra, le disparó al hombre.

El joven fue trasladado al hospital Padilla donde horas después falleció. Por la causa hay un joven de 20 años detenido. La Policía secuestró el arma de fuego que había utilizado.

Otro de los casos ocurrió en el barrio Nicolás Avellaneda III, de Yerba Buena. Lucas Palavecino (21 años) fue ultimado de un disparo cerca las 10 cuando fue a defender a su padre al ser atacado por tres vecinos. La Policía detuvo a tres hermanos que habrían protagonizado el hecho.

El mismo viernes hubo otro caso. Pasadas las 22, cuatro motochorros hirieron mortalmente al rondín Sandro Reyes en el barrio Padilla. La víctima estaba realizando cobranzas cuando fue sorprendido por los desconocidos.

Un investigador dijo en La Gaceta que no es común que haya tantos casos en una festividad religiosa.” No es común, no se cometen muchos delitos, menos homicidios para esta fecha”, remarcó.

Compartir

Comentarios