El gremio que lidera Armando Cavalieri inició charlas informales con los empresarios con la garantía de que Sica aprobará sumas no remunerativas.

 

 El sindicato de Comercio, el que mayor número de trabajadores reúne bajo su convenio colectivo, acordará con las cámaras empresarias del rubro aumentos salariales todos los meses y no remunerativos con una mecánica inspirada en la que convalidó María Eugenia Vidal con los docentes bonaerenses.

Aunque la paritaria todavía no arrancó formalmente, el gremio y los empleadores ya llegaron a un entendimiento sobre esos dos ítems. Respecto de los números, el pedido de aumento superará el 50% para los próximos doce meses frente a una propuesta de suba patronal que, hasta ahora, alcanza apenas el 12 por ciento.

Los puntos en discusión surgen de una primera conversación informal que el jefe del SEC, Armando Cavalieri, mantuvo ayer con los representantes de las cámaras de Comercio (CAC), de la Mediana Empresa (CAME) y del resto de las entidades de empleadores de la actividad mercantil. Uno de los avances concretos y que cuenta con el guiño favorable del Gobierno es que buena parte del aumento final estará exento del pago de aportes y contribuciones por parte de las empresas a pesar de que rige un decreto de Mauricio Macri que lo prohíbe.

A través de un comunicado el gremio informó su pretensión de acordar una compensación por el desfasaje entre el aumento pactado el año pasado, que totalizó 45% (en tres etapas distintas de negociación) y el 54,7% de inflación acumulada entre marzo de 2018 y el mismo mes de este año a través de una suma fija, y de pautar incrementos mensuales para este año en función de la variación prevista en la canasta básica que mide el INDEC. La propia organización mencionó el caso testigo de los sindicatos docentes de la provincia de Buenos Aires.

Este diario pudo recabar entre los protagonistas de la paritaria de ambos lados del mostrador que hasta anoche los únicos consensos pasaban por mensualizar la suba y darle un carácter no remunerativo durante la mayor parte de su vigencia. Los empresarios admitieron anoche que el ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica, les prometió convalidar ese formato, hoy prohibido por decreto. En cuanto al plazo de duración el debate quedó abierto entre la posibilidad de hacerlo por un año aunque sin determinar la suba total sino formalizar apenas los primeros meses y luego establecer cláusulas de revisión, o bien suscribir una paritaria corta, cuatrimestral, a la usanza de los mecánicos del Smata.

La negociación mercantil, que involucra a más de un millón de trabajadores en todo el país, es clave a falta de una referencia establecida para las paritarias en el sector privado. Hasta ahora la única pauta visible fue el acuerdo docente en territorio bonaerense, donde Vidal aceptó compensar con un 15,6% en dos cuotas a los maestros por la pérdida del año pasado y luego aumentarles cada tres meses en función de la inflación acumulada en ese período. Como adelantó este diario, la Unión Obrera Metalúrgica (UOM), el mayor sindicato del sector industrial, buscó por su parte un entendimiento trimestral que todavía las cámaras de la actividad no aceptaron en la paritaria.

 

Fuente: Ámbito Financiero

Compartir

Comentarios