Cayo Mussolini busca por la derecha italiana, llegar al Parlamento Europeo.

Cayo Julio César Mussolini dijio que Los muros garantizan nuestra identidad, nuestra seguridad y todos los muros tienen puertas que se pueden abrir si uno tiene los títulos para poder entrar.

Cayo Julio César Mussolini invitó a Francisco a dar el ejemplo como Jefe de Estado y de la Iglesia católica. "Que abra las puertas del Vaticano que está protegido por altos muros", ironizó.

Cayo Julio César Mussolini (Caio Giulio Cesare) es el candidato de Fratelli d’Italia (Hermanos de Italia), un pequeño partido de la derecha de Italia, para las elecciones del Parlamento Europeo, que se realizará el próximo 26 de mayo.

El descendiente de “Il Duce” es argentino de nacimiento y fue criado en Venezuela. En estos momentos está en el sur de Italia en plena campaña para llegar a la institución parlamentaria que en la UE representa directamente a los ciudadanos de la Unión y que junto con la Comisión Europea y el Consejo de la Unión Europea ejerce la función legislativa.

Hoy se ha convertido, según los medios internacionales, en la estrella política de la derecha italiana, y muchos aseguran que Cayo tiene grandes chances para llegar a Estrasburgo, la ciudad francesa donde funciona el Parlamento Europeo.

De esta manera, es el tercer Mussolini que se aboca a la política. Alessandra, nieta de Benito Mussolini, es eurodiputada por el partido de Silvio Berlusconi, y su hermana Rachele es consejera municipal en el Ayuntamiento de Roma. Hasta el momento, el bisnieto de Benito Amilcare Andrea Mussolini, nombre real de quien, por más de veinte años rigió los destinos de Italia, no había dado una entrevista a un medio argentino. Se la concedió, en exclusiva, a EL LIBERAL.

En un perfecto español, Cayo reflejó su pensamiento vivo sobre la izquierda, el socialismo, el facismo, el papa Francisco, el Vaticano, los inmigrantes, la pedofilia, la corrupción, la xenofobia y sus proyectos. Contra Francisco En el reciente Vía Crucis en Roma, el papa Francisco había alertado sobre “todas las cruces del mundo”, entre las que citó a los migrantes que son rechazados, los niños explotados, los más pobres, las familias perseguidas por el egoísmo social y los descartados.

Caio Mussolini fue frontal en su opinión sobre la postura que tiene el Sumo Pontífice sobre estas cuestiones. Tras destacar que el Santo Padre tiene un doble rol, el de jefe del Estado Vaticano y jefe de la Iglesia Católica, Mussolini fue contundente: “El Papa sigue interfiriendo en cuestiones internas de un país soberano que es el de Italia.

Con respecto a los inmigrantes, yo invitaría al Papa a abrir las puertas del Vaticano, que están muy bien cerradas y protegidas por altos muros, para que acogiera adentro a todos los inmigrantes que quiera, puesto que hoy en día no hay ni un inmigrante dentro del Vaticano”.

Al referirse a los niños explotados a los que refiere el Papa, Mussolini opinó: “Estoy de acuerdo con él sobre el problema de la explotación, pero el Papa debería empezar a pensar en la vergüenza de la pedofilia en el mundo de la Iglesia, especialmente con lo que pasó en la Argentina, en EE.UU. y en otros países.

Debería, primero, resolver cuestiones internas antes de pedir a los demás que pensaran en esas cosas”.

Compartir

Comentarios