Vacuna precursora contra la Malaria

Desde la OMS reconocen que esta vacuna se aproxima a demostrar que una vacuna contra la malaria sí puede fabricarse.

El programa preventivo a gran escala de lo que se ha llamado la primera vacuna contra la malaria comenzó este 23 de abril en Malawi. La dosis le proporcionará protección parcial a los niños.

Activistas contra la enfermedad durante mucho tiempo han exigido una manera efectiva de tratar la malaria.

La vacuna RTS,S entrena al sistema inmunológico a atacar al parásito de la malaria, que se propaga con la picadura de mosquitos.

Programas pilotos, realizados con anterioridad, demostraron que casi 40% de los menores entre 5 y 17 meses de edad que recibieron el tratamiento quedaron protegidos.

Esta última fase del programa está siendo coordinada por la Organización Mundial de la Salud, OMS, que señala que la vacuna será la primera en ofrecer algún tipo de protección a los niños.

"Este es un día para celebrar a medida que empezamos a conocer más sobre lo que esta herramienta puede lograr para cambiar la trayectoria de la malaria a través de la vacunación infantil", declaró la doctora Matshidiso Moeti, directora regional de África de la OMS.

"La malaria es una amenaza constante entre las comunidades africanas donde esta vacuna será aplicada. Los niños más pobres son los que más sufren y los que están en mayor riesgo de morir", resaltó la doctora Moeti.

La doctora Matshidiso Moeti expresó optimismo ante el inicio del programa de vacunación.

La vacuna necesita ser aplicada cuatro veces: una vez al mes durante tres meses y luego una cuarta dosis 18 meses después.

El programa piloto está diseñado para generar evidencia y experiencia que informará la política de recomendaciones de la OMS para el uso más amplio de la vacuna.

Analizará la reducción en las muertes infantiles; la adopción de la vacuna, incluyendo si los padres están llevando a sus hijos a tiempo para recibir las cuatro dosis requeridas y la seguridad de la vacuna en el contexto de su aplicación rutinaria.

Fuente: BBC Mundo Salud

Compartir

Comentarios