Condenados

Juan Carlos y Patricia están acusados de cometer decenas de crímenes en Ecatepec, México.

Los asesinos seriales de mujeres en el Estado de México reciben la primera sentencia: 15 años de cárcel cada uno. Aunque, todavía enfrentan otros 6 procesos por feminicidio, trata de personas y desaparición forzada.

Juan Carlos N. y Patricia N., la pareja de asesinos seriales conocidos en México como "los monstruos de Ecatepec" recibieron una primera condena de 15 años de prisión cada uno.

Aunque aún no se se sabe a cuántas mujeres asesinaron, Juan Carlos confesó en su detención que había matado a 20.

La pareja enfrenta todavía otros 6 procesos judiciales por feminicidio, trata de personas y desaparición forzada.

Esta primera condena se dio por el delito de ocultamiento de restos humanos para esconder la evidencia de un delito.

"Se pueden pudrir en la cárcel y se lo merecen. ¿Pero a mí quién me devuelve a mi hija?", dijo este miércoles llorando a los medios de comunicación fuera del juzgado la madre de una de las víctimas de la pareja.

 

Actos atroces

Juan Carlos, de 38 años, y Patricia, de 44 años, fueron detenidos el pasado 4 de octubre en Ecatepec, Estado de México, cuando transportaban restos humanos en un cochecito de bebé.

Edificio donde vivían cuando fueron detenidos y donde también vivía Arlet, una mujer desaparecida en abril.

Después, detallaron a las autoridades actos atroces que hacían con sus víctimas, como comerse algunas de sus partes y vender sus huesos.

En su domicilio y en otros predios de Ecatepec también fueron encontrados más restos humanos de mujeres.

Según las autoridades, Patricia era quien primero se acercaba a las chicas.

Los supuestos asesinos atraían a sus víctimas, la mayoría mujeres jóvenes, a la habitación donde vivían ofreciéndoles venderles mercancías como quesos, ropa importada y perfumes

Una vez ahí, las mataban y descuartizaban.

Este macabro caso conmovió a México y puso de manifiesto que Ecatepec es uno de los municipios más peligrosos para ser mujer en ese país.

Mujeres y niñas rezan en el memorial improvisado para las víctimas del "monstruo".

Compartir

Comentarios