Motociclista carga combustible en una estación de servicios de Monteros.

En la ciudad del sur provincal las estaciones de servicio cumplen la iniciativa.

Marcelo Martínez, de la Dirección de Transporte de esa ciudad, explico que la iniciativa "fue sancionada hace un año". Destacó que todas las empresas colaboran con la normativa.



Marcelo Martínez, director de Tránsito de Monteros, contó cómo  se implementa la ordenanza que obliga a los motociclistas a llevar casco para poder cargar combustible. 

"Hace un año atrás el Concejo Deliberante sancionó la ordenanza 1095 que establece que las estaciones de servicio y/o expendedores de combustible no podrán vender o cargar cualquier tipo de combustible a todo vehículo ciclomotor si los conductores o acompañantes no circulan con casco protector reglamentario debidamente colocado al ingresar al lugar de expendio", precisó el funcionario.

Tras sancionarse la normativa, Martínez dijo que "al principio  fue resistida por algunos vecinos, pero a medida que fue transcurriendo el tiempo las personas entendieron y hoy difícilmente se vea en las estaciones de servicio algún vecino cargando combustible sin su casco correspondiente".

Asimismo, destacó la respuesta que tuvieron de los propietarios de las estaciones de servicio que de inmediato se acogieron a la ordenanza. 

"Los expendedores nos están colaborando porque entendieron que esto ayuda a salvar vidas y que es un compromiso, una responsabilidad de todos.Debemos agradecer a la empresas porque todas están cumpliendo con la normativa al igual que los vecinos que van con el casco, pero todavía nos falta mucho para seguir trabajando porque hay gente que carga combustible y luego va su casa y deja el casco", advirtió. 

Compartir

Comentarios