Los delincuentes se llevaron varios elementos con que la víctima trabaja. "Me morí de miedo", dijo.

Noemí Peñalba tiene 59 años, y fue atacada por rompevidrios el miércoles a la mañana cuando se detuvo en el semaforo de la esquina de las calle Las Piedras y Alberdi. “Me morí de miedo. En un segundo me sacaron la computadora en donde tengo todo mi trabajo y la cartera”, contó. 

“Destrozaron un vidrio y me robaron todo. ¿Ahora cómo hago? No puedo salir con el auto a ningún lado. Lo tengo que dejar guardado. Uno no se imagina que cuando frena para esperar que el semáforo se ponga en verde y llegar al trabajo de forma normal, te rompan un vidrio y te roben. Mi camioneta es automática y en ese momento del susto apreté un botón y aceleré. Choqué el auto que estaba estacionado adelante y eso hizo que se den cuenta de lo que me había pasado”, relató la mujer en La Gaceta. 

“Trabajo en el hospital Padilla, o sea a una cuadra y media de donde me asaltaron. Ya llegaba”, contó, todavía sorprendida. “No puede ser. Yo necesito recuperar la computadora sobre todo. Tengo el trabajo de toda mi vida ahí, la historia de mis pacientes. A nadie le sirve eso”, dijo.

Los delincuentes se llevaron una cartera con documentación, tarjetas de crédito, carnet de obra, dinero en efectivo, un celular y una computadora. 

“Lo que más quiero es que me devuelvan por favor mi computadora. También soy docente y tengo mucho trabajo ahí”, cerró Peñalba.

Compartir

Comentarios