Un hombre caminando en una villa.

El texto resalta las dificultades económicas que atraviesan los sectores más vulnerables.

En el marco del Día del Trabajador,el texto expresa preocupación por la realidad social del país. Para los sacerdotes la crisis "impacta considerablemente en los sectores más humildes".

 

 En el marco del Día del Trabajador, sacerdotes y religiosos que trabajan y viven en las villas de la Ciudad y el Gran Buenos Aires, emitieron un documento en el que expresaron su preocupación por la realidad social de la Argentina y convocaron a una misa que se celebrará este miércoles a las 17 en el Santuario de San Cayetano, en el barrio de Liniers.

El texto, que se titula "Es urgente combatir el desempleo", hace referencia a un "pronunciamiento de la crisis" y afirma que el difícil contexto económico "se traduce en un aumento del desempleo, precarización laboral, una falta de ingresos y un desánimo social".

El documento está encabezado por la firma del obispo auxiliar de Buenos Aires, Gustavo Carrara y establece que se debe "combatir la plaga del desempleo".

Para los sacerdotes la crisis "impacta considerablemente en los sectores más humildes" lo que afecta los ingresos de quienes menos tienen. "Así, han bajado mucho las changas. Muchos pobres viven de trabajos que hacen en hogares de clase media: refacciones, pintura, albañilería, plomería, servicio doméstico. En esto ahorran y disminuyen la oferta laboral las familias afectadas por esta crisis. Todo esto hace que decaiga el desarrollo de la economía popular y el cooperativismo", enfatizaron.

Según un informe de la Universidad Católica Argentina (UCA) cinco millones de niños, niñas y adolescentes son "doblemente pobres" en la Argentina ya que viven en hogares que no llegan a cubrir la canasta básica. En este sentido, el escrito señala que a raíz de esta realidad comienzan a "surgir problemas comunitarios en el seno de las familias, en la convivencia barrial y en el andar de los jóvenes".

A su vez, los religiosos católicos le enviaron un mensaje a los funcionarios públicos al afirmar que "se deben dar pasos contundentes para mejorar la vida de los sectores postergados de la sociedad".

En ese tramo del texto, los sacerdotes le pidieron a los funcionarios que tomen medidas para apalear la crisis: "Es conveniente que quienes gobiernan la Argentina actualmente o en el futuro expliquen cómo piensan generar empleo. También sería muy bueno plantear propuestas para la economía popular, en la cual se mueven muchos de los vecinos y vecinas de nuestros barrios".


Fuente: TN

Compartir

Comentarios