Nicolás Maduro.

Maduro denunció un golpe de Estado.

Luis Torres, analista internacional, sostuvo que hubo un intento de golpe de Estado por parte de la oposición. Consideró que se registró un desgaste de la figura de Juan Guaidó luego de los últimos acontecimientos.



El analista internacional Luiz Nacleiro Torres hizo un análisis de la situación que se vive en Venezuela tras el intento de golpe de Estado contra el gobierno de Nicolás Maduro. 

En primera instancia, dejó en claro que "las informaciones son complicadas de conseguirlas porque en esa situación hay también una guerra mediática, de modo que hay que contrastar las fuentes, realizar un trabajo contínuo de acompañamiento con lo que viene sucediendo en Venezuela".

Para el especialista, esa jornada podrá titularse como "La crónica de un golpe que no fue, pero que podrá serlo", teniendo en cuenta que "no es casualidad que esa asonada militar que intentó Guaidó el 30 de abril entra dentro de un proceso de desestabilización e injerencia que viene desplegando EE.UU con sus aliados regionales hace bastante tiempo en Venezuela. Queda muy evidente que eso ha sido orquestado, organizado desde afuera en complicidad y apoyo con grandes medios de comunicación, donde las fake news surgieron desde las grandes empresas periodísticas". 

Según Torres, Maduro sale fortalecido de este episodio. "El intento de ese golpe entra dentro de esa orquestación, de ese proceso estructurado que tiene que ver con un desgaste cada vez mayor de la figura de Guaidó, que tiene que lanzarse a esas iniciativas tratando de generar algún evento que pueda suceder en un golpe". 

En este sentido, sostuvo que "la acción del gobierno ha sido muy precisa en evitar que se desmadrara la situación, por lo que la figura de Maduro sale mucho más fortalecida que desgastada, pero el proceso sigue porque me parece que están muy enfocados en esa perspectiva y no ven otra situación que no sea el derrocamiento del presidente Maduro". 

Asimismo, afirmó que la situación de Venezuela sigue circunscripta a una problemática latinoamericana con apoyo y con anclajes en otras regiones como Ruisa y Europa que participan en el proceso. 

"Es un proceso que se está desplegando y ese intento ha sido uno de los aspectos de ese proceso. Es un proceso que sigue en desarrollo, es algo peligroso porque esa gente, que se dice demócrata, convoca a un proceso de transición en un país a través de una asonada militar que es algo funesto en América Latina, y en ese sentido es difícil pensar que de ahí pueda surgir algo que fortalezca la democracia", opinó.  

 

Compartir

Comentarios