Procrear créditos UVA

Autoconvocados se reunieron para analizar los pasos a seguir.

Familias de Salta que accedieron al programa, piden que el Gobierno apruebe de manera urgente una ley de emergencia. "Queremos pagar nuestras casas, no queremos que nos regalen nada", dijeron.

 

 Vecinos de los desarrollos urbanísticos de Procrear El Huaico, Talavera y Grand Bourg se reunieron hoy para hacer escuchar sus reclamos sobre las altas cuotas que deben pagar mensualmente al haber tomado un crédito UVA. 

“Fue promocionado de una manera y hoy en día ajustado al UVA no es lo que esperábamos y cada vez se está volviendo imposible de pagar”, dijo Cinthya de Procrear El Huaico. 

Las entregas comenzaron en noviembre de 2017, en el caso de Huaico, meses antes que la crisis económica estalle. Las cuotas iniciales eran de 8500 pesos y hoy quienes pagaban ese monto deben desembolsar 14 mil pesos. 

“Las cuotas subieron un 59% en solo 14 meses y el capital que es lo más importante también se incremento”. 

Los vecinos dicen que aún no recibieron respuestas ni de los bancos ni del propio Gobierno nacional que, aseguran, hacen oídos sordos a los reclamos que se extienden a lo largo del país. 
 
“Tenemos las casas construidas hace 3 años y nos las entregaron recién en enero y febrero de 2019. El valor de la cuota aumenta sin límite. Nos dijeron que las cuotas iban a ser similar a los alquileres. Nos mintieron. Esto también afecta al capital de la vivienda. En mi caso hace 3 meses que vivo en Grando Bourg y el capital de la casa aumentó 50 mil pesos”, dijo Valentina afectada  también por el aumento de las cuotas. 

"Además de estar en la misma situación del Huaico tenemos al diferencia de que nos privatizaron el banco. A eso hay que sumarle que nos entregaron las viviendas un año y medio después de construidas y nos aumentaron la tasa de interés a 7,8% , dijo Mara de desarrollo urbanístico Talavera. 

Las familias exigieron que se declare una Ley de Emergencia UVA porque con el paso de los meses las cuotas suben a un nivel impensado y se hace imposible poder pagarlas. “No queremos perder nuestras casas. No queremos que hagan negocio con nuestras viviendas”, dijeron. 

 

Fuente: El Tribuno

Compartir

Comentarios