Usuario ingresando a una cuenta.

El estudio encontró que muchos argentinos incluyen información personal en sus contraseñas.

Un informe reveló que también son cortas o no contienen mayúsculas y minúsculas, lo que aumenta el riesgo de ser hackeadas.

 

 El 97 por ciento de los argentinos usa contraseñas consideradas débiles ya que no incluyen números, caracteres especiales, letras mayúsculas y minúsculas, y tampoco cuentan con al menos 10 caracteres de largo, reveló una encuesta privada.

Además, el 42% de los usuarios argentinos de Internet emplea la misma clave para proteger varias cuentas, lo que incrementa el riesgo de ser hackeadas, mostró un relevamiento realizado por la empresa checa de seguridad informática Avast

Según el estudio -que incluyó encuestas a 1.575 personas, entre diciembre y enero pasados- el 88 por ciento de esas personas que emplean la misma contraseña para distintas cuentas es consciente del riesgo, pero lo subestima.

Consultados acerca de por qué persisten con ese hábito, casi la mitad (46%) respondió que sólo pueden memorizar un número limitado de contraseñas; el 32% afirmó que no considera que la información de sus cuentas sea valiosa; y el 11% dijo que es demasiado vago para cambiar su contraseña.

La información se conoce en el Día Mundial de la Contraseña, instaurado por un grupo de empresas tecnológicas para concientizar sobre la importancia de mantener claves seguras.

Entre otros descubrimientos, el estudio encontró que muchos argentinos incluyen información personal en sus contraseñas, datos que al poder encontrarse en redes sociales o bases de datos públicas podrían ser potencialmente usados por ciberdelincuentes para descifrar claves.

Así, el 19 por ciento de los encuestados incluye en su contraseña su propio nombre o el de un miembro de su familia; el 11% usa términos relacionadas con su hobby; el 8% usa la fecha de su cumpleaños y el 10%, el nombre de su mascota.

Un 6% de los encuestados usa nombres de celebridades; el 5% emplea el nombre de su libro o película favorita; un 6%, parte de la dirección de su casa; y el 3% usa el nombre del sitio web (para el que crea la contraseña).

Dado que crear contraseñas seguras y únicas para cada cuenta online puede resultar engorroso, las personas suelen crean claves fáciles de recordar o reutilizar las mismas.

Para salvar ese problema el consejo de los expertos es usar gestores de contraseñas, unas plataformas o aplicaciones que sirven para almacenar y gestionar las claves de forma segura.

El uso de contraseñas fáciles no es una potestad de los argentinos: los japoneses también usan claves débiles en un 97% de los casos, un número levemente peor que el de Brasil (95%) y el de Francia (93%), mientras que el país con el mejor resultado es Estados Unidos (83%), explicaron fuentes de Avast.

Más aún, a finales de abril el Centro de Ciberseguridad Nacional del Reino Unido analizó 100 contraseñas filtradas en diversos cibertataques y confirmó que la clave más usada en Internet es la secuencia numérica "123456", con más de 23 millones de usuarios.


Fuente: TN

Compartir

Comentarios