Alto el fuego

Un líder del Likud, Gideon Saar, dijo que la batalla con Hamás no se acabó sino que se aplazó.

La vida cotidiana en la Franja de Gaza e Israel está regresando a la normalidad después del alto el fuego logrado por las milicias palestinas e Israel con la mediación de Catar, Egipto y las Naciones Unidas.

El acuerdo, que entró en vigor a las 4:30 horas, fue anunciado por las milicias palestinas.

Israel no hizo ningún anuncio pero las autoridades retiraron todas las medidas de seguridad adoptadas en los últimos dos días para proteger a la población de las localidades próximas a la Franja.

La frontera con Israel, la "segunda casa" de los jóvenes palestinos

El balance de muertos se eleva a 25 palestinos y 4 israelíes desde el 4 de mayo por la mañana. Entre los palestinos muertos figuran un bebé de 4 meses, un niño de 12 años y dos mujeres embarazadas.

Más de 650 cohetes y granadas de mortero se lanzaron contra Israel desde el 4 de mayo, mientras que el ejército israelí bombardeó 320 objetivos en la Franja.

En Israel, entre los partidos de la derecha y de la extrema derecha, existe un descontento manifiesto por el resultado de los dos días de enfrentamiento.

Un líder del Likud, Gideon Saar, dijo que "la batalla con Hamás no se acabó sino que se aplazó". Otro líder de la derecha radical, Bezalel Smotrich, comentó que Israel tenía que haber matado más de 700 terroristas palestinos, "uno por cada cohete disparado contra Israel".

Más información en Mundo Sputnik

Compartir

Comentarios