becarios del Conicet reclaman por el ajuste.

Consideran críica la situación del sector por recortes presupuestarios.

Blas Rivadeneira, becario del Conicet, dijo que la demora en las partidas presupuestarias impide el avance de trabajos planificados. Comentó que a veces deben afrontar con dinero de su bolsillo el pago de los servicios básicos de funcionamiento.



La participación de una investigadora del Conicet en el programa "Quién quiere ser millonario" de Santiago del Moro fue otra de las historias que movilizó anoche a los televidentes. 

Marina Simian dirige un grupo de investigación del Conicet, de la Universidad de San Martín que trabaja en el desarrollo de nuevas terapias para el cáncer. La bióloga fue al programa porque necesitan fondos para la investigación y se llevó medio millón de pesos.

 

La historia de Marina, que fue acompañada por sus compañeros investigadores, llamó a la reflexión. Blas Rivadeneira, becario del Conicet, dijo que lo manifestado por este grupo de científicos es un reflejo de la situación que está atravesando el sector. 

"Lamentablemente es un reflejo de una situación que ya hace años la comunidad científica en todo el país viene reclamando, que es la falta de presupuesto para el Conicet y en general para los organismos de ciencia y tecnología en el país", señaló el investigador. 

Rivadeneira recordó "que hace poco menos de un mes se vivió la expulsión de más de 2 mil trabajadores del Conicet por una cuestión presupuestaria y la cuestión de funcionamiento de los institutos y de los programas de investigación también viene siendo denunciado por investigadores".

"Esa situación que se vivió en el programa es una manifestación de esta situación crítica que tiene que ver con la falta de presupuesto para los institutos y para los proyectos de investigación, los cuales muchos están frenados. Algo más grave y más elemental es que las partidas de funcionamiento de los institutos también están llegando de manera retrasada y desfasada de acuerdo a algún presupuesto que se aprobó en su momento, entonces genera también que cueste llegar a pagar los servicios elementales como internet", lamentó.

Según se informa en la página de la Universidad de San Martín, Marina Simian es especialista en el desarrollo de nuevos tratamientos para el cáncer de mama mediante el uso combinado de drogas tradicionales y nanotecnología. Además, integra equipos interdisciplinarios para la detección temprana de trastornos de aprendizaje.

Simian es doctora en Ciencias Biológicas por la Universidad de Buenos Aires (UBA) y Berkeley y licenciada en Ciencias Biológicas por la UBA. Es investigadora del CONICET en el Instituto de Nanosistemas y en la Escuela de Humanidades de la UNSAM.

Compartir

Comentarios