Daltonismo

Según el Instituto Nacional del Ojo de Estados Unidos, el 8% de los hombres y el 0,5% de las mujeres del mundo sufren algún grado de daltonismo.

Si bien es la enfermedad genética de la vista más común entre los seres humanos, el daltonismo a menudo pasa desapercibido y muchas veces hasta edades avanzadas. Cuáles son las formas más comunes de ceguera al color. Pero, ¿cómo ven los daltónicos?

Cruzar un semáforo o, simplemente, admirar un paisaje. Ser capaces de percibir toda la gama de colores no solo es importante en el día a día, se trata de un privilegio. Según el Instituto Nacional del Ojo de Estados Unidos, el 8% de los hombres y el 0,5% de las mujeres del mundo sufren algún grado de daltonismo.

La ceguera al color, también llamada deficiencia de visión del color (ECV) o daltonismo, abarca una variedad de causas y afecciones. Por lo general, cuando  las personas hablan sobre el daltonismo, se refieren a las formas más comunes de ceguera al color rojo-verde, que son condiciones genéticas, heredadas por hombres y mujeres, causadas por un gen recesivo en el cromosoma X.

Como explica en su web la Sociedad Oftalmológica de la Comunidad Valenciana, percibimos la luz a través de las células sensoriales de la retina. Se trata de los fotorreceptores, que se dividen en dos tipos: los bastones y los conos. Los primeros responden a las señales luminosas de baja intensidad, es decir, son los que nos ayudan a ver de noche. Los conos son los encargados de la visión diurna y de distinguir los colores. Hay tres tipos de conos, cada uno responsable de percibir los colores primarios de la luz, el rojo, el verde y el azul.

Al contrario de lo que muchas personas creen no existe un solo tipo de daltonismo, sino varios como lo son la deuteranopia, protanopia y tritanopia; y sus derivados deuteranomalia, protanomalia y tritanomalia.

"En una persona no daltónica la combinación de estos tres colores le permite discernir una muy amplia gama de tonalidades intermedias, pero cuando uno de estos tres tipos de conos falta o funciona defectuosamente aparece el trastorno denominado daltonismo o ceguera al color", indica la Sociedad Oftalmológica de la Comunidad Valenciana. Esto quiere decir que en función de qué conos no funcionen, los daltónicos percibirán la luz de una forma o de otra.

Hay varios tipos de daltonismo. Para mostrar cómo se ve con cada uno, utilizamos un simulador de la página web Color-Blindness. Recurrimos a una imagen icónica con muchos colores, la portada del disco de The Beatles Sgt. Pepper's Lonely Hearts Club Band.

Los discromatismos: Es la disfunción más frecuente. En este caso, falta uno de los tres tipos de conos. Si no percibe el rojo se llama protanopía. Así ven las personas con ese tipo de daltonismo. Si no percibe el verde, es deuteranopía. En la tritanopía no funciona el cono que capta el azul. Los tricromatismos: Son una versión de los discromatismos pero más leves. Funcionan todos los conos, pero alguna de ellos tienen la sensibilidad alterada. Si no funciona bien el rojo es protanomalía. Si falla el verde, deuteranomalía. La tritanomalía es un defecto en los conos azules.

El monocromatismo: En este caso, el menos común, solo funciona uno de los conos. "El trastorno suele ir acompañado de alteraciones de la visión central, con fotofobia y nistagmo, es decir, con un cuadro de mucha molestia con la luz y movimientos oculares anómalos", explica la Sociedad Oftalmológica de la Comunidad Valenciana.

Compartir

Comentarios