Sigue alta la cantidad de peatones que mueren en accidentes, pero bajó la de motociclistas

Los taxis y los colectivos participan en el 20% de los choques que terminan con víctimas fatales en la Ciudad. Foto: Archivo Clarín.

En 2018, murieron 147 personas en accidentes de tránsito ocurridos en la Ciudad de Buenos Aires. La causa más común fue el choque de algún tipo de transporte de pasajeros a un peatón.

En 2018 murieron 147 personas en 141 siniestros o accidentes viales en la ciudad de Buenos Aires, siete más que el año anterior pero seis menos que en 2015, según cifras oficiales. En promedio, las víctimas fatales (con seguimiento médico de siete días) entre 2015 y 2018 fueron 146,5 por año.

Paula Bisiau, subsecretaria de Movilidad Sustentable y Segura de la ciudad de Buenos Aires, invita a hablar de siniestros y no de accidentes. El concepto de accidente obedece a un suceso que surge de manera inesperada, una naturaleza o una esencia que no le pertenece a una cosa o situación. La definición de siniestro se despega de esa supuesta inocencia o ingenuidad. Por eso, la funcionaria estudia la tasa de mortalidad de la ciudad de Buenos Aires desde la definición del siniestro: atropellar a una persona a alta velocidad en un entorno urbano no vale como contingencia o eventualidad.

Lo dijo en el marco de la Semana Mundial de la Seguridad Vial al presentar el informe del Observatorio de Seguridad Vial sobre las víctimas fatales en el área metropolitana durante 2018. La tasa de mortalidad se mantiene estable hace décadas: es de 5,2 cada 100 mil habitantes en contraste de los 12,3 del total del país. En relación al relevamiento del año pasado que daba cuenta de las estadísticas de 2017, hubo un crecimiento del 5% y una disminución del 4% respecto de la línea base.

En 2018 más del 84% de los fallecidos fueron los usuarios más vulnerables de la vía pública: el 44,2% fueron peatones, el 38,10% motociclistas y el 2,04% ciclistas. El ocupante de automóvil, por su parte, ocupa el 12,93% de las víctimas fatales. De la estadísticas, se desprende que en las calles porteñas murieron cerca de 70 peatones en 2018, un 25% más respecto del promedio del rango 2015-2017; que las muertes de motociclistas se mantiene en parámetros estables y que los ocupantes de automóvil bajó un 24% respecto de 2017 recuperando los valores promedios.

Desde el Observatorio Vial valoran que la tasa de motociclistas fallecidos se mantenga en estándares regulares en relación al crecimiento sostenido del parque motovehicular activo: observan una disminución del 25% en virtud de 2015. Y lo asocian al incremento de controles de motos: en 2017 hubo 17.301, al año siguiente ese número se multiplicó hasta llegar a 338.689 controles.

Según el relevamiento, en dos de cada diez siniestros fatales interactuaron un peatón y algún tipo de transporte de pasajeros. El análisis que no contempla certificación estadística vislumbra como causas los puntos ciegos y la dimensión del vehículo, y actúan como potenciadores del siniestro el exceso de velocidad, principal proveedor de casos mortales, y el rango etario: el 53% de los peatones fallecidos en siniestros viales en 2018 tenía más de 55 años.

Si se tiene en cuenta que seis de cada diez personas que perdieron la vida en accidentes viales tenían entre 15 y 35 años, la estadística de los adultos mayores en rol de peatones se vuelve trágica. Por su parte, el 46% de las víctimas fatales que conducían motos tenían entre 25 y 35 años y ese porcentaje asciende al 72% del total si se le agrega el rango etario más joven e inexperto: de 15 a 25.

Compartir

Comentarios