El vuelo UB103 estaba completando un recorrido desde Rangún (centro del país) a Mandalay (sur).

La aeronave nunca desplegó el tren de aterriza delantero, pese a los reiterados intentos.

El avión nunca respondió a los intentos, mediante el ordenador de vuelo y luego manualmente, para activar el tren de aterrizaje delantero.

Un experimentado piloto de la aerolínea nacional birmana consiguió salvar este domingo la vida de los 89 ocupantes (82 pasajeros más siete tripulantes) del aparato, un modelo Embraer, tras efectuar con éxito un aterrizaje de emergencia sin el tren frontal.

El vuelo UB103 estaba completando un recorrido desde Rangún (centro del país) a Mandalay (sur) cuando el piloto, también instructor de vuelo, descubrió que el tren de aterrizaje delantero estaba bloqueado, por motivos bajo investigación.

El piloto decidió sobrevolar el aeropuerto Mandalay Tada-U hasta agotar el combustible para evitar una explosión antes de planear hacia la pista de aterrizaje.

El avión acabó deslizándose sobre la nariz del aparato contra el asfalto hasta frenar en mitad de la pista, según relataron testigos al diario 'Eleven Myanmar'.

Las imágenes del incidente captadas por los medios muestran al avión inclinado sin mayores daños que los apreciables en la parte delantera de la aeronave.

Compartir

Comentarios