Se llevaron $150.000 una computadora, y documentación.

Los delincuentes aprovecharon que el vehículo se detuvo para actuar.

Los rompevidrios le robaron a un joven empresario cerca de las 21 en la esquina de Marcos Paz y 25 de Mayo. Además del dinero se llevaron una computadora y documentación laboral y personal.

Esta vez los “rompevidrios” se trasladaron a barrio Norte. Un joven empresario denunció que el viernes pasado, cerca de las 21, en la esquina de 25 de Mayo y Marcos Paz, delincuentes le rompieron el vidrio del vehículo y se llevaron $150.000.

“Frené en el semáforo y escuché una explosión atrás mío. Eran unos tipos que reventaron el vidrio y me robaron”, relató Pablo Contreras Cuenca en La Gaceta.

Los malvivientes no tan solo se llevaron el dinero, también se quedaron con una computadora, y  documentación laboral y personal. “Se robaron todo mi trabajo”, se lamentó. El comerciante remarcó que los vidrios de la camioneta son reforzados y polarizados. “La verdad, no sé con qué rompieron el vidrio”, añadió.

Según relató la víctima, él salió de un local en San Cayetano pasado las 20.30. Atravesó el Parque 9 de Julio para llegar al microcentro. “Jamás vi nada raro, pero estoy seguro de que este asalto no fue al voleo. Me siguieron”, dijo.

Por la situación, el empresario contó que cuando se dio cuenta de le estaban robando sus pertenencias, pisó el acelerador y chocó a una camioneta que estaba detenida delante suyo. “Golpeé al vehículo de adelante y luego hice marcha atrás para ver si lograba que estos tipos se bajen de mi camioneta, y abollé al auto que estaba atrás”, agregó  Cuenca. Además, remarcó que le resultó sospechoso el conductor del auto que estaba detrás de su camioneta. “No dijo ni una palabra y se fue. Su auto quedó abollado. Quizás fue todo un operativo entre esas motos y el auto”, añadió.

Cuenca agradeció estar solo cuando fue el asalto y remarcó que se mudó a esa zona de la capital en búsqueda de seguridad. “Al final, es tan inseguro como cualquier otro lugar. El asalto fue en un horario que la calle está llena de gente y era temprano. Tucumán es tierra de nadie”, cerró.

Compartir

Comentarios