El candidato a intendente de Yerba Buena por Evolución para la Democracia Social, Pablo Luciano, enumeró y denunció las falencias de la gestión actual.


La carrera para las elecciones provinciales del 9 de junio tienen a Pablo Luciano como el candidato de Evolución para la Democracia Social a la intendencia de Yerba Buena, quien acompañará a Ariel García, y se distanciará definitivamente del actual mandatario municipal, Mariano Campero, con quien colaboró para su anterior campaña: "no es el destino que yo compré, eso me lleva a querer arreglar un poco la casa grande, la de la puerta para afuera".

Luciano, quien presentó su candidatura a principios de abril, se introdujo en conversación con Viva La Tarde, por LV12, con una metáfora con la que describió su fallido paso por la gestión de Campero: "hace cuatro años fui a sacar un pasaje de colectivo hacia una ciudad que decía 'cero pobreza', 'inflación cero', 'cero baches', 'limpieza', 'orden' y 'seguridad' y me subí a ese colectivo. En los primeros escalones siento que el chofer tenía un olorcito raro y empecé a desconfiar", sentencia que completó: "desde que asumió Campero intenté hablar con él, colaboré en su propia campaña, hay una fila muy larga en la lista de los arrepentidos y entre los primeros estoy yo".

En cuanto a cuestiones edilicias, criticó que en el afuera, "la gente que no conoce bien el interior dice que yerba buena tiene tres shoppings, pero no tenemos ningún hospital. Estamos tratando de dar las prioridades que necesitamos".

Compartir

Comentarios