Ciudad de México

Un ciclista con el rostro cubierto sobre la avenida Reforma. En vídeo, Ciudad de México declara un plan de contingencia por los altos niveles de contaminación. HECTOR GUERRERO

La Secretaría de Educación y la UNAM ordenan el cierre de los centros en Ciudad de México y los municipios aledaños para este jueves y el Gobierno mantiene un día más el plan de emergencia ambiental

La Secretaría de Educación Pública (SEP) ha ordenado que se suspendan este jueves las clases de los alumnos de primaria de Ciudad de México y las localidades que rodean a la capital, esto afectará a más de un millón y medio de niños. A esa decisión se ha sumado la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), que cuenta con más de 356.000 alumnos y el Instituto Politécnico Nacional (IPN), con más de 64.000 matriculados. Es la primera vez que se emite esta medida este año, después de cinco días seguidos de altos niveles de contaminación que han vuelto tóxico el aire que se respira en el Valle de México.

El Gobierno de la capital, junto con los municipios aledaños, mantendrá además este jueves la doble alerta ambiental por los altos índices de ozono y de partículas menores a 2.5 micrómetros (Pm 2.5), que implica medidas de emergencia como evitar hacer deporte al aire libre y restringir la cantidad de vehículos hasta que se restablezca la situación. Un estado de emergencia con restricciones en la vida cotidiana de la capital, tanto para los habitantes como para los vehículos, que suma este jueves tres días consecutivos.

La SEP ha informado en un comunicado que la medida de momento solo se aplicará este jueves y tiene la "finalidad de salvaguardar la salud" de los alumnos y además sirve para contribuir a mejorar las condiciones ambientales de la capital, pues el cierre de colegios disminuye el tráfico. En ese mismo comunicado, la Secretaría recomienda a las familias que eviten que sus hijos realicen actividades físicas y que, en general, "eliminen cualquier actividad al aire libre, incluidas las cívicas, culturales y de recreo". Para los menores con problemas respiratorios y cardiovasculares les sugiere que directamente "no salgan de casa".

Más información en El País

Compartir

Comentarios