Huawei

Gente con móviles junto a un anuncio de Huawei en Shanghái. HECTOR RETAMAL AFP

El presidente recurre a una emergencia nacional para permitir al Gobierno que prohíba a las empresas contratar con proveedores extranjeros.

El presidente Donald Trump ha declarado este miércoles una emergencia nacional para proteger las redes de telecomunicaciones estadounidenses, a través de una orden ejecutiva que entrega competencias al Gobierno federal para prohibir a empresas que contraten con proveedores extranjeros.

La medida, que de facto constituye una barrera a la compañía china Huawei, aunque no la menciona, supone una nueva escalada en la guerra comercial con el gigante asiático.

La orden ejecutiva dirigida al secretario de Comercio, que deberá elaborar un plan para su puesta en práctica, invoca una ley que confiere al presidente la autoridad de regular el comercio en respuesta a una emergencia nacional que amenace a Estados Unidos.

Se justifica en el supuesto aprovechamiento de las vulnerabilidades de la tecnología de telecomunicaciones estadounidense por parte los adversarios extranjeros, y señala el espionaje industrial como particularmente preocupante.

La medida, con la que se llevaba especulando desde hace meses, supone un nuevo recrudecimiento de la guerra comercial y de seguridad con China y constituye la más contundente ofensiva hasta la fecha contra su sector tecnológico.

“El presidente Trump está actuando una vez más para proteger la seguridad nacional. Esta orden ejecutiva responde a la amenaza que entrañan los adversarios extranjeros a la cadena de suministros de servicios y tecnología de comunicaciones e información de la nación”, ha dicho el secretario de Comercio, Wilbur Ross, en un comunicado.

Más información en El País

Compartir

Comentarios