En 2013, Luana, de 6 años, había sido la primera nena trans de la Argentina (imagen ilustrativa).

El pequeño marplatense será la persona trans más joven del país luego de que sus padres iniciaran el trámite, enmarcado en la Ley 26.743, sancionada en 2012.

Cuando nació, sus padres, Guadalupe y Matías, la nombraron como una nena, de acuerdo a su genitalidad. Pero a los dos años, pidió ser llamado Tito. Esa fue la primera inquietud que surgió en el seno de esta familia marplatense y el primer comentario en rechazo al género por el cual este pequeño era identificado en su documento.

En busca de una reivindicación legal, la familia de este niño de cinco años asistió a distintas charlas sobre identidad de género con asesoramiento jurídico y psicológico. Hoy, Tito está a punto de convertirse en el niño trans más joven de la Argentina ya que dentro de diez días contará con su nuevo DNI con el cambio de género registrado y con el nombre que él mismo eligió llamarse.

En 2013, Luana, de 6 años, había sido la primera nena trans de la Argentina, y del mundo, a la que el Estado le reconoció el derecho sin judicializar el trámite.

"Tuve que dejar muchas cosas que había estudiado de lado y empaparme de otras ideas y conocimientos. Como profesional, la historia de Tito fue también para mí un antes y un después. Fue un crecimiento increíble", dijo el psicólogo Jorge Visca al diario La Capital de Mar del Plata, quien aclaró que su profesión pasa por "un proceso de deconstrucción".

La inscripción se realizó en el marco de la Ley 26.743, sancionada en 2012, que en su artículo 3 garantiza a toda persona “la rectificación registral del sexo y el cambio de nombre de pila e imagen cuando no coincidan con su identidad de género autopercibida”. A partir de esta normativa, Guadalupe y Matías debieron completar y firmar un formulario en el que solicitaban la modificación del género y el nombre que figuraban en la partida de nacimiento de su hijo.

Fuente: Diario Popular.

Compartir

Comentarios