Por penales: Boca 5 - Vélez 4

Luego de no haber goles en los 180 minutos, el Xeneize avanzó por penales.

El Xeneize venció al Fortín por 5 a 4 en la tanda de remates desde el punto penal y clasificó a las semifinales del torneo. Ahora deberá enfrentarse a Argentinos Juniors.

Boca sigue fortaleciendo su mente y engrosando su temple. Victorias como esta suman muchísimo más que tres puntos o que, en este caso, una clasificación a las semifinales de un torneo. Ser uno de los cuatro mejores de la Copa de la Superliga es una gran noticia, pero no es lo principal.

El triunfo por penales sobre Vélez le permite disputar una de las semifinales, el próximo domingo frente a Argentinos. Pero a la vez le aporta otra dosis de confianza. De autosuficiencia. El equipo conducido por Gustavo Alfaro se afianza y gana en carácter, una materia que debía desde hace tiempo, que tanto se le reclama y que parece estar cada vez más cerca de aprobar.

Sobre el final del primer tiempo hubo un claro penal de Mas a Laso (lo agarró de la camiseta en un centro), pero el juez Fernando Espinoza no lo sancionó. Por momentos hubo más fricción que acción. Como si ambos equipos hubieran preferido ganar a lo guapo que con fútbol. Y en esa, con la gente a favor, también ganó Boca.

En el complemento, ni siquiera el ingreso de Benedetto en lugar de Junior Alonso pudo equilibrar una balanza que se desniveló para el lado de Liniers en lo referido a posesión y a situaciones claras de gol. Sin embargo, chocó una y otra vez con Andrada.

En Mendoza, tras ganar la Supercopa, Alfaro había hecho hincapié en volver a ganar pronto algo más, para ratificar que el club había iniciado el camino de la recuperación y evitar que la victoria por penales frente a Rosario Central sea solo un espejismo. Este triunfo camina por esa vereda. Por eso vale más que la propia clasificación. Que al mismo tiempo, y sin desmerecer a los otros equipos que siguen en competencia, ilusiona con la cercanía de una nueva estrella.

Compartir

Comentarios