Sodio

A nivel mundial, más de 1 de cada 5 adultos tienen tensión arterial elevada.

Los problemas de presión arterial constituyen un factor de riesgo para la ocurrencia de enfermedades cardio y cerebrovasculares. Una alimentación con exceso de sodio y la vida sedentaria están contraindicados. Prevención, diagnóstico y control en el Día Mundial de la Hipertención Arterial. Hablamos con el especialista Julio Fernández.


“Se habla de hipertensión arterial cuando las cifras se elevan por encima de 140-80 y es cuando la persona entra en riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares (primera causa de muerte en el mundo)  y cerebrovasculares (segunda causa de muerte y primera causa de discapacidad en el mundo).  La efeméride se instaló hace un tiempo con la idea de prevenir estos ataques”, describe el especialista consultado.

La hipertensión se puede prevenir combatiendo el sedentarismo y con una dieta sana  y de bajo contenido de sodio, no sólo presente en la sal de mesa sino en otros alimentos como conservas y embutidos.

La enfermedad es crónica una vez que los niveles de presión superan los valores normales. En ese  caso se trata con controles permanentes y medicación adecuada.

 

Síntomas y mitos

“La hipertensión arterial se manifiesta de distintas maneras” explica el galeno, “una de ellas es un dolor de cabeza que empieza en la nuca y se extiende hacia el lado frontal. El sangrado de nariz también puede ser un síntoma ya que hay en exceso de irrigación en los vasos de las fosas nasales, y cuando hay un aumento de la presión sanguínea pueden romperse esos vasos los vasos y provocar el sangrado”, puntualizó Fernández,  “aunque no es lo más frecuente”.

Una creencia habitual es que las temperaturas externas  inciden negativamente en las personas hipertensas. “Las condiciones externas no influyen, lo que pasa es que, cuando hace frío, el organismo, como mecanismo de defensa, hace una vasoconstricción periférica, en la piel, y la sangre se redistribuye al resto del organismo y eso puede generar un aumento de la presión arterial”.

Frente a otro saber popular respecto a la presión baja sobre que es tan dañina como la alta, el especialista lo desmintió al afirmar que la presión baja no hace mal. “El problema es cuando la presión baja y la persona tiene alguna enfermedad vascular que le impide a ese organismo defenderse. Por ejemplo: si una persona tiene la carótida obstruida (arteria vertebral que lleva sangre al cerebro) necesita de mayor presión sanguínea para irrigar el cerebro. En el caso de una baja de la presión, puede manifestarse con un síncope”, diferenció el especialista.

La hipertensión arterial no es hereditaria sin embargo se recomienda que frente a familiares directos con la patología, se haga la consulta preventivamente. “Lo que se heredan son los hábitos de vida”, destaca y agrega que la consulta temprana permite trabajar a largo plazo. “Si no se empieza de joven la enfermedad se transforma menos prevenible y más tratable”, afirmó Fernández.

 

Actividades

En el marco del Día Mundial de la enfermedad, el Ministerio de Salud ha organizado una actividad para el jueves 23, en Plaza Independencia. “Es una actividad grande porque trabajará el Programa Integrado de Salud con tareas de prevención: Alimentación saludable y enfermedades relacionadas pata evitarlas y hacer descender los riesgos”, culminó el galeno.

Compartir

Comentarios