Comenzaron a funcionar ayer como prueba piloto en la Línea 59 y tras algunos meses se evaluará su viabilidad técnica; No emiten gases, no producen ruido y reducen costos de mantenimiento

Uno de los dos colectivos eléctricos de la Línea 59, que comenzaron a funcionar ayer en la Ciudad de Buenos Aires.

Comenzaron a funcionar en Buenos Aires como prueba piloto y tras algunos meses se evaluará su viabilidad técnica; No emiten gases, no producen ruido y reducen costos de mantenimiento.

Los dos primeros colectivos eléctricos de Buenos Aires comenzaron a funcionar ayer en la Línea 59, en una experiencia piloto que durará algunos meses y con la que se analizará la viabilidad técnica integral de esta nueva forma de movilidad porteña, así como sus aspectos operativos, económicos y ambientales.

 

Los resultados finales serán evaluados junto al Banco de Desarrollo para Latinoamérica (CAF), y se espera que constituyan una herramienta clave para la adopción de un plan a escala en el Area Metropolitana de Buenos Aires que, con unos 18.000 colectivos, tiene una de las flotas más grandes de la región.

 

Oficialmente se informó que en total serán cuatro líneas de colectivos las que tendrán buses eléctricos como resultado de la convocatoria lanzada en conjunto con el Gobierno Nacional.

 

Se trata de las líneas 12, 34, 39 y 59 y habrá 8 buses eléctricos, dos por línea, con distintas tecnologías de carga y proveedores, que permitirán una evaluación de la mejor opción, indicaron desde el Ministerio de Transporte.

Tres empresas locales, asociadas con fabricantes de buses eléctricos, darán las unidades en comodato y está previsto que la próxima línea que incorporará los nuevos colectivos, luego de la 59, será la 12.

El jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, dijo -en este contexto- que evaluarán el "funcionamiento y en unos meses informaremos sobre los resultados para decidir sobre su ampliación al resto del transporte urbano".

Compartir

Comentarios