No obstante, para los organizadores el objetivo está cumplido.

El resultado es una muestra elocuente del momento que vive el país.

El de esta semana fue un Hot Sale atípico, marcado a fuego por la recesión y la campaña electoral. Fue la edición más impactada por la coyuntura nacional.

Parte de los medios de comunicación prefirieron poner el foco en el incremento de la venta en rubros como alimentos o productos de higiene personal. Para algunos, esto podría verse como un síntoma de lo mucho que cayó el salario real, mientras que otros lo perciben como una evolución natural en la que el consumo cotidiano se van sumando al canal de comercio electrónico, antes sólo utilizado para electrodomésticos.

En todo caso, el resultado es una muestra elocuente del momento que vive el país.

Aumentó el número de usuarios y de transacciones, lo que reafirma un cambio de hábito hacia la adopción masiva del canal electrónico. Pero, al mismo tiempo, el volumen vendido -medido en pesos- disminuyó en términos reales, dado que la facturación se incrementó un 35,5% respecto de la edición del año pasado, una cifra bien inferior a la inflación anual de 55%.

No obstante, para los organizadores el objetivo está cumplido. En un contexto adverso, el desafío de la sexta edición del Hot Sale era vender más en cantidad de transacciones. Y se logró: de acuerdo con los datos que surgieron de los distintos actores involucrados en esta movida comercial se registró un 4% más de operaciones de compra.

Fue también el Hot Sale que más usuarios atrajo: casi 3 millones de personas pasaron por el sitio oficial para, desde ahí, conducirse hasta la categoría o la marca que más le interesaba. Así, realizaron más de 3,5 millones de operaciones que generaron ventas por $8.512 millones, sobre los $6.170 millones de la edición 2018, de acuerdo a datos de la Cámara Argentina de Comercio Electrónico (CACE), a cargo de esta iniciativa.

Mientras se extiende la semana de ofertas con el "Hot Week" hasta el domingo 19 de mayo -alternativa para que las empresas continúen proponiendo ofertas, aunque en este caso sin el aval de la CACE-, se afinó el lápiz con lo que dejaron las jornadas del 13 al 15 de mayo.

"Como tendencia, identificamos el crecimiento de algunos sectores menos tradicionales del e-commerce, como alimentos y bebidas, cosmética y perfumería, indumentaria deportiva y no deportiva y herramientas. Esto demuestra que cada vez más los consumidores digitales incorporan artículos de uso cotidiano en sus compras online", dijo Diego Urfeig, director ejecutivo de la CACE.

Y agregó: "La adquisición de productos y servicios en categorías de ticket más alto como viajes y electrodomésticos también se vio impulsada por la aparición de cuotas sin interés que se ofrecieron en Hot Sale. Fueron las categorías de mayor facturación del evento".

Compartir

Comentarios