Salario Mínimo Vital y Móvil.

Dos salarios mínimos ya no alcanzan para que una familia tipo quede por encima de la línea de pobreza.

Perdió así más de un cuarto de su poder adquisitivo, a pesar del adelanto decretado por el Gobierno para la suba que correspondía a junio y que lo dejó en $12.500.

 

 El Salario Mínimo Vital y Móvil (SMVM) sufrió una caída de 28,2% en términos reales desde noviembre del 2015. Perdió así más de un cuarto de su poder adquisitivo, a pesar del adelanto decretado por el Gobierno para la suba que correspondía a junio y que lo dejó en $12.500. 

Mañana el Indec publicará el informe con los nuevos datos de las canastas básicas de abril, que evidenciará una realidad complicada: a diferencia de lo que ocurría hace tres años, dos salarios mínimos ya no alcanzan para que una familia tipo quede por encima de la línea de pobreza.

La última Canasta Básica Total (CBT) publicada por el Indec fue la de marzo e indicó que una familia tipo, formada por cuatro integrantes, necesitó $28.750 para no ser considera dentro de las estadísticas de pobreza (eso no incluye costos de alquiler y da por hecho que es propietaria). Los números muestran entonces que si los dos jefes de esa familia están empleados y perciben un salario mínimo, no llegan siquiera a acercarse a esa línea de pobreza oficial, ya que totalizan un ingreso familiar de $25.000. Están, de hecho, casi un tercio de un virtual tercer salario mínimo por debajo de ese nivel (en este caso imaginario, uno de los hijos, menores de edad, debería trabajar).

Para mañana, cuando el Indec publique el número de abril de la CBT, cabe esperar que el cálculo muestre un nuevo deterioro ya que se espera que la línea de pobreza pegue un nuevo salto. De hecho, en abril la inflación fue de 3,4%. El SMVM, en cambio, no sufrió ni sufrirá modificaciones por ahora, ya que la última cuota del cronograma de subas del 2019, que era en junio, se adelantó a marzo.

Un informe publicado por Cifra mostró que el salario mínimo sufrió, hasta marzo, cuando el Gobierno adelantó la suba de junio, una caída extraordinaria y muy superior a la del salario real promedio. De hecho, se contrajo 24,8% entre noviembre del 2015 y marzo del 2018, a pesar del mencionado adelantamiento de la última cuota que correspondía a junio.

Esa dinámica de fuerte deterioro explica, a su vez, lo mucho que empeoró la mencionada relación entre dos salarios mínimos y la línea de pobreza. En abril del 2016, cuando Cambiemos publicó la primera estimación de la CBT, el sueldo mínimo era $6.060 y la línea de pobreza para una familia tipo era $11.320. Es decir: al principio de la gestión del actual Gobierno, dos salarios mínimos alcanzaban y sobraban para cubrir la canasta familiar.

Desde Cifra afirmaron que "en las dos últimas reuniones del Consejo del SMVM el Gobierno dispuso unilateralmente su actualización, ante la falta de acuerdo de las partes. "Los aumentos dispuestos estuvieron sesgados hacia las propuestas del sector empresario e implicaron importantes pérdidas reales en el salario mínimo, que implican un deterioro de este instrumento como piso salarial. Y continúa perdiendo poder de compra ante la persistencia de una elevada inflación", advirtió el centro.

En noviembre del 2015 el salario mínimo era $5.588 y por ende la suba hasta alcanzar los $12.500 actuales fue de 123,6%, número muy inferior al 211,1% en que trepó la inflación acumulada entre aquel mes y abril del 2019, según el IPC CABA. Por eso, al utilizar esa inflación para deflactar, la contracción real del SMVM fue de 28,2% en abril.


Fuente: Baenegocios

Compartir

Comentarios