Por los aumentos de precios, ya se necesitan más de 15 salarios para comprar un auto chico

Estiman que el mercado automotriz este año sea el más bajo desde 2006

Se trata de un relevamiento elaborado por la consultora Invenómica. Por los aumentos de precios, estiman que el mercado de autos y livianos alcanzará 435.000 unidades, el volumen más bajo desde 2006.

En plena etapa de retroceso del mercado automotriz, la cantidad de salarios necesarios para comprar un vehículo chico ya asciende a 15,6 sueldos, de acuerdo con un relevamiento elaborado por la consultora Invenómica. El año pasado, la cantidad de salarios requeridos eran 14,8 para acceder a modelos como Yaris, 208, Argo, Onix o Polo.

"Sin dudas, el incremento en la cantidad de sueldos para comprar un vehículo es uno de los principales factores de la caída del mercado. En 2018 se necesitaban 14,8 sueldos para adquirir un vehículo chico, lo cual implica que se retrocedió a niveles del 2014. Pero la situación continua empeorando en 2019 y la cantidad de sueldos retrocede en mayo a niveles de 2011″, detalló el informe de la consultora.

De acuerdo con el informe, se estima que este año el mercado de autos y livianos apenas alcance 435.000 unidades, siendo el más bajo desde 2006, cuando se alcanzaron 419.000 unidades.

"El problema es sencillo. Los salarios, considerando el salario medio de los asalariados registrados privados publicado por el Ministerio de Trabajo, no mejoran en términos reales; y el precio de los vehículos, aun considerando las bonificaciones, continúan aumentando a un ritmo superior a los salarios e inclusive por encima de la devaluación del tipo de cambio", explicó Horacio Larghi, director de Invenómica. En el acumulado de 2019, el valor de los vehículos aumentó un 21% versus una devaluación en torno al 17%.

Pero además de los salarios hay otros factores que inciden en la caída de las ventas de vehículos. La confianza del consumidor es clave y hoy se encuentra en niveles muy bajos. "La confianza se construye en base a cómo percibe el consumidor que estará su situación económica en particular y el contexto económico general en los próximos meses. Y precisamente, percibe que estará peor o, en el mejor de los casos, igual, impactando negativamente en la demanda de vehículos y cualquier otro tipo de bien durable", agregó Larghi.

Frente a este escenario, si el aumento de precio de los vehículos le sigue ganando a los aumentos salariales y el consumidor no cree que en el corto plazo su situación pueda mejorar, es cada vez más difícil que las ventas puedan recuperarse.

A fines del año pasado la perspectiva para 2019 era un mercado de patentamientos similar al del 2009. "La cifra en términos absolutos igualmente no era despreciable, pero la industria, concesionarios y terminales, se había preparado para atender a un mercado de un millón de unidades a principios de 2018, generando importantes distorsiones y problemas aun hasta hoy", concluyó Larghi.

Compartir

Comentarios