Ver series se convirtió en uno de los pasatiempos favoritos de adolescentes y adultos.

"Tomarse un tiempo para procesar que eso que le gustaba, ya no lo tiene más", así definen profesionales de la salud mental el después del acto cotidiano. Tips para combatirlo.

Después de años de espera, ataques de ansiedad y crisis nerviosas finalmente se supo quién ocupó el Trono de Hierro de los Siete Reinos. Pero después del descubrimiento del desenlace de Game of Thrones, ¿qué hacer?

Este domingo finaliza una de las series más importantes de la historia de la televisión. Recientemente, también dijeron adiós otras joyas de la pantalla chica, como la comedia The Big Bang Theory o la ficción del superhéroe Arrow. Para una parte importante de los espectadores, despedirse de los personajes y la historia supone un momento muy triste.

Muchas veces, mirar una serie funciona como una actividad placentera de distracción, entretenimiento y desconexión de los problemas. Esta acción permite liberarnos del estrés cotidiano y reducir la angustia generada por distintas situaciones dolorosas de la vida.

Si bien no es aconsejable pasarse todo el día mirando series, hacerlo se convirtió en uno de los pasatiempos favoritos de adolescentes y adultos.

“Es probable que cuando lleguemos al capítulo final experimentemos un gran vacío, que se acompaña de angustia (por lo perdido) y apatía (desinterés por otras series y actividades), y requiere un tiempo poder asimilar lo ocurrido”, señaló a ConBienestar Eliana Alvarez, licenciada en Psicología (MN: 68 245).

“Al vivirse como una pérdida se experimenta un duelo, donde la persona tiene que tomarse un tiempo para procesar que eso que le gustaba (la actividad de disfrute como era el nuevo capítulo) ya no lo tiene más”, precisó la psicóloga.

Como todo duelo, se procesa la pérdida en etapas pero finalmente se llega a la aceptación que supone “un cambio de visión”.

Tips para enfrentar el final de una serie:

-Permitite sentir la angustia que te genera este momento y expresá las emociones que experimentás.

-No te guardes la tristeza, poné el malestar en palabras y compartí la experiencia con otros.

-Aceptá que, eso que te divertía, terminó pero que no implica necesariamente un final.

-Buscá nuevas distracciones.

Fuente: Con Bienestar.

Compartir

Comentarios