El Rojo tuvo algunas distracciones y pagó caro.

El Rojo lo ganaba, pero Rionegro Águilas Doradas se lo dio vuelta y se impuso por 3 a 2. El encuentro revancha será el próximo martes en Avellaneda.

Le costó a Independiente hacer pie en los 2.100 metros de altura del estadio Alberto Grisales de la ciudad de Rionegro, muy cerca de Medellín. Porque las Aguilas Doradas presionaron mucho, cortando, recuperando y abusando del juego brusco. Antes de los 15 minutos el local ya tenía un amonestado y había cometido al menos tres infracciones fuertes. 

Después de 20 minutos en los que el juego se desarrolló fuera de las áreas, llegaron los goles. Primero el Rojo, a los 21 minutos, cuando  pudo hilvanar una primera jugada rápida y precisa. Martín Benítez recibió solo, levantó la cabeza, Cecilio Domínguez marcó la diagonal, el pase fue perfecto y el paraguayo definió por arriba del arquero.

Dos minutos después llegó el empate de Mauricio Gómez, también en la primera acción de riesgo del local. El volante ofensivo dejó en el camino a jugador del Rojo y desde afuera del área sacó un remate que superó el esfuerzo de Campaña.

El dueño de casa golpeó de arranque en el segundo tiempo. A los 35 segundos, Salazar capitalizó un error de la defensa de Independiente y sometió a Campaña con un zurdazo rasante para dar vuelta el marcador.

El Rojo seguía sin reacción y en una nueva contra, el equipo colombiano logró aumentar la ventaja: centro de Mauricio Gómez y por detrás de Burdisso apareció Jáder Obrian y definió ante Campaña con un cabezazo.

Con los cambios de Holan, Independiente logró achicar distancias y quedar mejor posicionado para la revancha: centro de Pizzini y definición de Silvio Romero. La llave quedó abierta y todo se decidirá en Avellaneda la semana próxima.

 

Compartir

Comentarios