Pablo Ibar

Pablo Ibar escucha a su abogado durante una audiencia celebrada este lunes en el tribunal del condado Broward, en Fort Lauderdale, Florida (EE.UU.). En vídeo, el español evita la pena de muerte. EFE

El español fue condenado por un triple homicidio cometido en 1994. La defensa anticipó que apelará la sentencia.

Quisieron llegar al corazón de al menos un miembro del jurado, y al final lo han conseguido. Pablo Ibar, hallado culpable de un triple asesinato cometido en Florida en 1994, ha salvado la vida. El caso no termina aquí. La sentencia volverá a ser recurrida con la esperanza de que se celebre un nuevo juicio que, esta vez, le exonere.

Serán más años a sumar a este larguísimo proceso. Pero desde hoy, pase lo que pase a partir de ahora, Ibar no volverá al corredor de la muerte donde pasó 16 de los 25 años que lleva preso. Los familiares lloraban y se abrazaban en su banco de la sala 6900 de los juzgados del condado de Broward, en Fort Lauderdale (Florida). Después del mazazo que supuso que, el pasado 19 de enero, Ibar volviera a ser declarado culpable tras la repetición del juicio ordenada por el Tribunal Superior de Justicia de Florida, la familia ha salvado a Pablo Ibar. No podrán celebrar la libertad, pero celebran la vida.

Cuesta hablar de la alegría de una familia cuando un jurado decide que su ser querido pase el resto de su vida en la cárcel. Pero cuesta menos después de escuchar a la decena de miembros de la familia de Ibar, biológica y política, que han desfilado estos días por el estrado para testificar por qué es importante para cada uno de ellos que Pablo siga vivo.

Su esposa, sus hijos, su padre, sus hermanos, sus cuñadas, sus sobrinos, sus suegros, esa piña que ha arropado a Pablo Ibar y unos a otros durante tanto tiempo, han recibido este miércoles una garantía de que, a pesar de que la lucha no ha terminado, Pablo seguirá ahí. Sin libertad, pero vivo.

"Es un triunfo", decía a la salida Cándido Ibar, expelotari vasco, hermano del campeón de boxeo José Manuel Urtain. "Mientras hay vida, hay esperanza".

Más información en El país

Compartir

Comentarios