Móviles de investigación.

El crimen fue el miércoles pasado en Villa Luján.

La víctima fue identificada como Jorge Ricardo Díaz, de 69 años. Falleció en la tarde del miércoles luego de caer por las escaleras de una propiedad ubicada en Don Bosco al 1.900.

 

 La muerte es investigada por la Fiscalía en Homicidios I, a cargo de la doctora Adriana Giannoni. Personal de esa unidad judicial, supervisados por el prosecretario Carlos Berarducci, se desplazó hasta el lugar de los hechos para supervisar las diferentes medidas. 

Por disposición de la fiscalía especializada, se dispuso la intervención de ECIF (Equipo Científico de Investigaciones Fiscales), que se abocó a la recolección de elementos de valor para la investigación, a los fines de verificar si había signos de violencia o de conflictos en el domicilio. 

De este modo se constató que el fallecido habría estado reunido e ingiriendo bebidas alcohólicas junto con un muchacho, de 18 años. 

Además, se corroboró que en el lugar solo había pisadas de sangre ascendente por las escaleras que demostrarían que efectivamente el joven bajó para dar auxiliar a la víctima. Se verificó que el muchacho se encontraba con su hermana, quien padece retraso madurativo.

La causa 

Las fuentes judiciales informaron que la causa fue calificada como “muerte dudosa”. La caída le habría provocado a la víctima lesiones en la cabeza, de acuerdo a los exámenes forenses. 

“El golpe que tiene en la cabeza coincide con una fuerte contusión, producto de la caída sobre uno de los escalones o contra el final de la escalera”, explicó el prosecretario Bernarducci. El funcionario judicial comunicó que el cuerpo no fue hallado por el joven, sino por los transeúntes que vieron sangre por debajo de la puerta y dieron aviso a la Policía. Las primeras averiguaciones sostienen que no se trató de un robo y que el hombre tenía una extracción de dinero, realizada ese día, en su totalidad en el bolsillo.

“No se adoptaron medidas privativas de la libertad. Sí se realizaron las pericias de dosaje toxicológico y toma de muestras de lechos ungueales al joven, a los fines de verificar el estado de ebriedad, si había consumido estupefacientes y si tenía restos de la víctima. También se efectuó un examen médico de rutina”, finalizó Bernarducci.

Las fuentes judiciales constataron que existía una amistad de Díaz con las personas del domicilio de calle Don Bosco. A su vez, familiares cercanos confirmaron que hace un tiempo el hombre había sufrido una caída de iguales características y que había estado internado en el Hospital Centro de Salud.

 

Fuente: MPF

Compartir

Comentarios