negociaciones entre el chavismo y la oposición

Una multitud en el acto del presidente interino venezolano, Juan Guaidó, realizado hoy en Lara. (AP)

La semana próxima habrá una nueva reunión entre los representantes de Maduro y del líder opositor, Guaidó.

Noruega insiste en mantener activas las negociaciones entre los representantes del gobierno de Nicolás Maduro y del presidente interino Juan Guaidó, pese a que ninguna de las partes parece muy confiada en llegar a un acuerdo.

“Informamos que los representantes de los principales actores políticos de Venezuela han decidido regresar a Oslo la próxima semana para facilitar el proceso iniciado por Noruega”, afirmó el Ministerio de Relaciones Exteriores del país nórdico en un comunicado.

El texto subrayó “el compromiso de Noruego para “seguir apoyando la búsqueda de una solución acordada entre las partes”, y elogió a ambos bandos por “sus esfuerzos” en esa meta.

Tanto Maduro como Guaidó aceptaron que había conversaciones, pero fueron cautelosos respecto de los resultados. Inclusive ayer durante un acto Guaidó fue muy crítico. “El Grupo de Contacto internacional nos invita, que quieren facilitar una solución y el régimen hace ruido. Noruega, un país que ha mediado conflictos en todo el mundo nos invita y el gobierno quiere hacer ver eso como un diálogo ¿Ustedes creen que nos van a ver la cara de tontos? No señor”, afirmó.

En un encuentro con simpatizantes en Barquisimeto, estado de Lara, el líder opositor señaló que su sector sí va a utilizar los mecanismos que les ofrece Noruega, el grupo internacional de contacto, el Grupo de Lima, pero sólo para tres cosas: “Cese de la usurpación de Maduro, gobierno de transición y elecciones libres”.

Por otro lado señaló que la oposición se mantendrá protestando contra Maduro porque es el “único elemento” que tienen los venezolanos para lograr “un cambio” en el país caribeño. “¿Ustedes se van a dejar? ¿Venezuela se va a dejar llevar por un grupito de corruptos, ladrones, que quieren robarse a Venezuela?”, le preguntó a la multitud, al tiempo que advirtió que no se va a detener hasta lograr sacar a Maduro del poder.

Mientras Noruega y el Grupo de Contacto internacional intentan mantener abierto el diálogo, la crisis venezolana se agudiza. La falta de combustible en el país petrolero es cada vez más grave, lo que está paralizando gran parte de la actividad.

Largas colas se registran en las estaciones de servicio de las ciudades del interior. En Caracas aún hay algo de suministro, pero los expertos apuntan que la capital consume un promedio de 30.000 barriles por jornada, por lo que aseguran que el colapso sería inminente. .

El volumen de gasolina disponible en el territorio venezolano permite abastecer apenas el 15% del parque de estaciones de servicio en el país, actualmente por debajo de los 800 puntos de atención operativos, aseguraron voceros de trabajadores de la empresa estatal petrolera PDVSA.

En tanto, Rusia, uno de los pocos aliados que le queda a Maduro, tuvo que enviar carne de cerdo, de vaca y de aves a Venezuela, en un intento por paliar la profunda crisis alimentaria que sufre el país caribeño.

Compartir

Comentarios