Desmantelamiento del Senasa

Trabajadores del Senasa en alerta

Desde ATE denuncian el desfinanciamiento del Senasa, la precarización y sobreexplotación de los empleados del organismo. "El Senasa está desfinanciándose desde hace mucho tiempo", afirmó Nidia Juri.



Trabajadores del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) expresaron su preocupación por la situación que atraviesa el organismo a partir del desfinanciamiento que viene sufriendo por las políticas económicas aplicadas por el gobierno nacional. 

Desde ATE Senasa denunciaron el preocupante desfinanciamiento que se profundiza en el organismo. Además el atropello que existe sobre los derechos de los trabajadores. Ante este panorama alertan al conjunto de la población sobre los riesgos sanitarios a los que se expone a todos los argentinos.

Asimismo, aseguran que los despidos, la falta de recursos y la cada vez mayor tercerización de funciones indelegables del Senasa, en manos del mismo sector privado que debe ser controlado, son una grave amenaza.

Las distintas áreas del Senasa sufren situaciones similares, y esto es compartido por el resto del país. En “Sanidad Animal” hay sólo un veterinario que además cumple funciones de supervisión de una región compuesta por 2 provincias más, en el sector que se ocupa de la “inocuidad de alimentos de origen animal” hay solamente 2 veterinarios y en la “inocuidad de alimentos de origen vegetal” 3 ingenieros agrónomos. Otra área como protección vegetal posee un poco más personal, sin embargo la totalidad de los trabajadores son contratados y existen serias dificultades para pagar las horas extras y otras compensaciones para cubrir tareas que deben cumplirse en cualquier momento del día y en los 7 días de la semana.

"Estamos muy preocupados por la situación que sufrimos de precarización laboral. El 85% del personal que trabaja está precarizado porque son contratados. Además, nos preocupa como se pone en juego la función del organismo", explicó Nadia Juri, delegada de ATE.

La dirigente sostuvo que la situación es grave teniendo en cuenta que no se está valorando la importancia del senasa por las funciones que cumple. 

En este marco, explicó que el Senasa es un organismo sanitario encargado de la fiscalización y certificación de los productos y subproductos de origen animal y vegetal, sus insumos y residuos agroquímicos, así como la prevención, erradicación y control de enfermedades de animales, incluidas las transmisibles al ser humano, y de las plagas vegetales que afectan a la producción agropecuaria del país.

"Es grave la situación si nos atenemos a los números. A la situación de riesgo sanitario que tenemos, hay que sumarle la sobreexplotaciómn del personal", indicó Juri.  

"El senasa está desfinanciándose desde hace mucho tiempo. A la insuficiencia de personal y recursos hay que sumarle los compañeros despedidos del año pasado. Estamos en una situación deficiente que se ve empeorada cada vez más y que terminará afectando a la salud de la población y de los productos que comercializamos", advirtió. 

Senasa implementa programas y planes sanitarios diseñados a nivel nacional, que cuidan tanto la sanidad animal y vegetal, como la inocuidad agroalimentaria. Por lo tanto lo que se pone en riesgo es, por un lado la salud de la población y por otro la fuente de trabajo de miles de familias que trabajan directa o indirectamente relacionadas con los agroalimentos que se exportan.
 
Al mismo tiempo se somete a los trabajadores a situaciones de exigencia mayor, por tener que cubrir un solo agente las tareas de muchas personas. Esta explotación sólo es posible creando un clima de persecución y miedo, asentado fundamentalmente en la amenaza real de perder el trabajo.
 

Compartir

Comentarios