Dos personas fueron detenidas en el operativo.

Se secuestraron más de 500 gramos de marihuana, una balanza de precisión y teléfonos celulares.

Un conflicto con amenazas entre dos familias de Villa Luján motivó allanamientos en los que se decomisó la droga. Aseguraron que estaba lista para su comercio.

Durante una serie de allanamientos realizados en la jornada del domingo en tres domicilios de Villa Lujan, efectivos de la comisaria Seccional Séptima y de la Dirección General de Drogas Peligrosas (Digedrop) secuestraron una importante cantidad de marihuana envasada para su presunta comercialización y armas de fuego.
 
A cargo de los operativos estuvo el Jefe de la comisaría Séptima, Ariel Galván, quien confirmó que resultaron detenidas dos personas: un joven de 18 años por tenencia de estupefacientes por orden del Juez Federal Daniel Bejas y un hombre de 35 años por tenencia ilegal de arma de fuego.

Los allanamientos se realizaron en el marco de la investigación de una causa por amenazas con armas de fuego entre dos familias que mantienen un conflicto que data de hace varios años. En uno de los domicilios, ubicado en calle Viamonte al 400, se secuestró un arma de fuego marca Berza calibre 9 milímetro y fue detenido uno de los hombres, identificado como Jorge Daniel Acuña.

“Cuando llegamos al domicilio de calle San Martín al 2000, encontramos con sorpresa una gran cantidad de marihuana que estaba preparada para la comercialización y dimos intervención al Juzgado Federal”, informó el Comisario Ariel Galván que supervisó los procedimientos con el apoyo del Grupo Cero y del personal de Infantería de la Policía. 

Las medidas fueron requeridas por la Fiscalía Criminal de la III Nominación y ordenadas  por el Juzgado de Instrucción de la III Nominación, a cargo del juez Juan Francisco Pisa.

Entre los elementos que están vinculados a la presunta comercialización de droga, se secuestraron siete frascos con flor de marihuana (88 gramos), una caja con 546 gramos de flor de marihuana,  180 gramos de hojas de marihuana congelada, una balanza de precisión y teléfonos celulares.

Fuente: Comunicación Tucumán.

Compartir

Comentarios